•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El número de manifestantes lesionados en el incidente violento registrado en el Sistema Penitenciario Nacional  “La Modelo”, en Tipitapa, aumentó a  92, así lo dio a conocer este lunes la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

Pablo Cuevas, asesor legal de ese organismo, dijo que se presentaron al penal para continuar recibiendo denuncias de  familiares de opositores. En esa labor, conocieron de “primera mano” que los afectados no son 20 como se conoció preliminarmente sino 92.

De acuerdo con Cuevas, el caso de mayor gravedad después de la muerte de Eddy Montes Praslin, es el docente monimboseño Gabriel Leónidas Putoy Cano, quien presenta golpes en diferentes partes del cuerpo. El viernes pasado, familiares de este aseguraron que tenía las rodillas, hombros y brazos inflamados. 

Las afectaciones son tales, que no puede ni caminar, y otros encarcelados debieron cargarlo hasta el área de visitas. Putoy Cano es el tercer docente en ser acusado por el Gobierno de participar en tranques.

Los otros son el catedrático Ricardo Baltodano y el profesor Juan Bautista Guevara de Ticuantepe. A Putoy la Fiscalía lo acusa de robo agravado, secuestro simple, lesiones leves, torturas y entorpecimiento de servicios públicos.

El activista de la CPDH dijo que a la fecha hay varios manifestantes que no han sido atendidos como se debe. Aseguró que hay varios que necesitan tomografías y placas. Otros requieren de valoración médica.

Cuevas detalló que el día del incidente, el  Comité Internacional de Cruz Roja habilitó una sala ambulatoria para atender heridos, pero ahora se hace necesario valorarlos medicamente. El viernes por la tarde, un días después de haber ocurrido el incidente, un grupo de personas ingresó al penal a reunirse con sus parientes.

Al salir, aseguraron que sus parientes les comentaron que la presencia de Cruz Roja Internacional evitó que hubiesen más fallecidos. Lo ocurrido en el penal captó la atención del Departamento de Estado de los EE. UU., quien a través de su portavoz, Morgan Ortagus, pidió una investigación inmediata, exhaustiva y transparente sobre la muerte de Eddy Montes

“Su muerte, la muerte de cientos de civiles inocentes a manos de las fuerzas de seguridad y parapolicial de Ortega, y la detención continua de cientos de presos políticos más, demuestran el absoluto desprecio del régimen por la vida humana y las libertades democráticas. Solicitamos una investigación inmediata, exhaustiva y transparente de la muerte de Montes”, dijo la portavoz, a través de un comunicado de prensa.

Ortagus también pide la liberación incondicional de los manifestantes y aseguró que condenará al Gobierno de Nicaragua y a las fuerzas de seguridad por los abusos y violaciones de derechos humanos.