•  |
  •  |
  • END

Apareció el director ejecutivo del Instituto Nicaragüense de la Pesca, Inpesca, Steadman Fagoth, burlándose de las denuncias en su contra y amenazando con plantar cadáveres en los patios de los medios de comunicación y de las instituciones públicas que asignan y auditan los presupuestos públicos.

Además, admitió que “por un error” no fue sino el lunes que presentó su declaración de probidad, es decir, estuvo más de dos años, ejerciendo ilegalmente su cargo.

En un programa matutino en el oficialista Canal 4, Fagoth se burló de las denuncias de malos manejos en la institución pública que dirige, y atribuyó el desastre administrativo por el que se le señala, a “una campaña” por la “cercanía” de las elecciones regionales en la Costa Atlántica.

Fagoth expresó que les daba “el derecho al berreo” a los medios de comunicación que han informado de las denuncias en su contra, y aseveró y reiteró que pondría cadáveres a podrirse en los patrios de EL NUEVO DIARIO y de La Prensa.

Las aseveraciones de Fagoth ocurren cuando el funcionario explicaba “al pueblo” lo que ha hecho con los fondos públicos asignados por la Tesorería General de la República.

Como si se tratara de una institución de beneficencia pública, el funcionario justificó que había usado fondos del Instituto no para promover el desarrollo de la pesca a como lo manda su Ley Orgánica, sino a supuestos gestos humanitarios como el traslado de “cadáveres” de ciudadanos costeños de una ciudad a otra.

Sin entrar en detalles, Fagoth justificó el gasto de miles de córdobas del erario en consumo de combustibles para trasladar alimentos a comunidades de la Costa Atlántica y “movilizar cadáveres”.

De la risa a la ira

“Sacan un chequecito de 13 mil córdobas de la camioneta que chocó, justamente en esa fecha, es cierto que andaba haciendo viaje en el norte; en ese viaje se gastó los 13 mil en combustible, en el viático del conductor, en comida para la familia doliente, para trasladar un ataúd desde la morgue”, explicó, para luego quejarse de cómo quedaría su imagen si no llevase los cadáveres a la Costa.

“No nos van a perdonar que quememos los cuerpos, que la asamblea no nos ha presupuestado, no lo ha presupuestado, es cierto, pero tenemos que buscarlos (los fondos) de algún lado, y mandar ese cadáver con ese ataúd, ese viaje cuesta 13 mil y ellos no lo dicen”, dijo Fagoth, a quien cada vez que se le llama desde EL NUEVO DIARIO y se le deja mensajes en su celular nunca regresa la llamada.

Confiesa malversación

“No dicen (los medios) que trasladamos un cadáver de Managua. El otro día me arreché, me sacaron de quicio y no lo publicaron, y les dije que la próxima vez que me manden a sacar un ataúd no lo voy a sacar, y, efectivamente, ahí tienen razón, la Asamblea no me ha presupuestado. Lo que voy a hacer es agarrar ese cadáver y ponerlo en sus patios, después de 24 horas ellos sabrán qué hacer con él”, amenazó.

Y lo reiteró: “Que se los hago, se los hago, y no es amenaza, lo voy a hacer, lo voy a hacer”, dijo.

Fagoth reconoció que sus funciones no son para la ejecución de obras benéficas o humanitarias.

“Reconozco que ahí no hay presupuesto para andar transportando cadáveres, no soy carro fúnebre, esto (Inpesca) es para promocionar otra cosa, es para echar a andar otra cosa, pero no voy a dejar podrir un cadáver aquí hermano, el pueblo no me va perdonar, el pueblo me va condenar si quemamos un cadáver”, expresó.

“Cadáveres no desvanecen hallazgos”, dice titular de CGR
Respecto de sus amenazas, el presidente de la CGR, Guillermo Argüello Poessy, indicó que se excusará de conocer el caso de Fagoth por haber tenido serias diferencias con él años atrás, cuando el costeño lo llamó “traidor a la patria”.

Sin embargo, el contralor dijo que “ningún cadáver” que lance al parqueo de la Contraloría o de cualquier medio de comunicación podría variar los resultados de cualquier auditoría.

Postal recibida:

“Una mentira monumental o el crimen paga”

Recibimos el siguiente texto con el ruego de publicarlo:
“Un día de los años 80, en una comparecencia pública, el entonces ministro del Interior, Tomás Borge, denunció que Steadman Fagoth había sido informante de la Oficina de Seguridad somocista, y que en tal carácter había señalado al carismático líder universitario y de los barrios orientales de Managua, Francisco Meza, para que fuera emboscado y asesinado.

Meza, en efecto, fue seguido a la salida de la UNAN, donde era un caracterizado líder, y le dieron muerte en una de las calles de los barrios mencionados.

Treinta años después, y para tranquilidad de su familia o indignación si es el caso, hago una pregunta pública: ¿Se trató de una mentira más de Borge --caso Marcel Pallais Checa, por ejemplo--, o Fagoth ha sido premiado por su acción en el actual gobierno?

Francisco Rodríguez Meza