Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Dos años lleva esperando justicia un vigilante que supuestamente fue narcotizado por los miembros de la banda de Margarito Eduviges Sevilla Ayestas, porque por falta de quórum el juicio no se ha podido celebrar, pero el Consejo Nacional de Administración y Carrera Judicial autorizó la creación de un “bolsón” de candidatos a miembros de jurado para evitar la retardación de justicia.

El crimen que le achacan a Sevilla y a dos personas más ocurrió el primero de julio de 2007, en una gasolinera ubicada en Las Américas, sitio de donde la presunta banda se llevó el dinero de las ventas del día, pero nunca llegan suficientes candidatos a jurado para juzgar a los acusados, y, cuando hay, los abogados hacen uso del derecho de recusar sin causa a quien consideran no idóneo.

Para evitar situaciones como ésta y a solicitud de los jueces de juicio de Managua, el Consejo Nacional de Administración y Carrera Judicial de la Corte Suprema de Justicia, autorizó las convocatorias generales en horario escalonado de candidatos a miembros de jurado.

El juez Quinto Penal de Juicios de la capital, Sergio Palacios, explicó que la idea es hacer tres convocatorias por la mañana y una por la tarde, para crear una especie de “bolsón” de candidatos a fin de que éstos estén a la espera del llamado del juez de juicio que los necesite, para seleccionar de entre todos ellos a los jurados que aplicarán la justicia.

Palacios explicó que a veces a un juzgado llegan suficientes candidatos para conformar el tribunal de seis jurados, pero como las partes tienen derecho de recusar sin causa, el quórum se rompe.

Agregó que la idea es que tal vez ese candidato que es recusado en un juzgado, pueda servir para impartir justicia en otro. Actualmente el candidato que es recusado “se descarta”.

Suspenden 24 juicios diarios

La falta de quórum para conformar Tribunales de Jurados en los juzgados de juicio, donde se suspenden diariamente unos 24 juicios por dicha causa, afecta a víctimas y acusados por igual, y no se debe exclusivamente a la falta de voluntad de los citados, sino también a la premura con que son llamados, lo que no les da tiempo de avisar en sus trabajos que no irán a laborar, de forma tal que prefieren desacatar el llamado.

“La ley necesita reformas, porque el jurado tiene menos de 24 horas para recibir la cita”, reconoció el juez Palacios.

Pero pese a que el Consejo autorizó la convocatoria general de candidatos a jurado, la disposición aún no se ha puesto en práctica, porque hace falta una sala para que los candidatos a jurado esperen el llamado.