•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nicaragua perdió aliados en el seno del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), donde este martes contó únicamente con el apoyo de San Vicente y las Granadinas y Surinam, dos naciones que votaron en contra de la resolución aprobada por 20 países. Hubo 10 abstenciones.

Durante la sesión extraordinaria, la mayoría de los embajadores reiteraron su preocupación por el deterioro de las instituciones democráticas y los derechos humanos en el país.

Por Venezuela votó esta vez un representante de Juan Guaidó, quien funge como presidente encargado, con lo cual el Gobierno de Nicaragua pierde a su más importante aliado en este organismo.

Para José Luis Velásquez, exembajador de Nicaragua ante la OEA, el hecho que solo dos naciones votaran contra la resolución, revela una eventual “fractura” entre los países del Caribe y el resto de los Estados de América.

La OEA espera la “liberación incondicional de todos los presos antes del 18 de junio de 2019”. Archivo/END

El exdiplomático considera que en la sesión extraordinaria de este martes, México marcó también un paso importante con el cambio de postura, votando a favor de la resolución.

También la representación de El Salvador ante la OEA, que este martes se abstuvo tras la reciente elección presidencial en la que resultó ganador Nayib Bukele, quien asumirá la Presidencia el 1 de junio.

“Eso refleja que el discurso del Gobierno no ha calado ni ha recabado más apoyo, y que fundamentalmente todos los trucos y las triquiñuelas que está realizando en términos del manejo de la información y su presentación ante los foros internacionales y los Estados, no le han funcionado; los países no están creyendo en el discurso que ellos andan articulando”, señaló Velásquez.

La resolución aprobada en el Consejo Permanente establece continuar con la apreciación colectiva sobre la situación en Nicaragua, en consonancia con la Carta Democrática Interamericana y presentar este tema a la Asamblea General en junio de 2019, en la que estarán presentes los cancilleres de los países miembros de la OEA.

Valdrack Jaentschke, ministro asesor del presidente de Nicaragua para las Relaciones Internacionales, rechazó la resolución aduciendo que este proceso es una “continuidad de la lógica de intervencionismo”.

La mayoría de los embajadores reiteraron su preocupación por el deterioro de las instituciones democráticas y los derechos humanos. Archivo/END

Preocupación generalizada

Las representaciones permanentes ante la OEA mostraron su preocupación por el deterioro de las instituciones democráticas y los derechos humanos en Nicaragua.

En ese contexto, condenaron la muerte del ciudadano Eddy Montes Praslin, quien falleció por recibir un disparo de un custodio del Sistema Penitenciario La Modelo.

Para el representante de la misión de EE. UU., Alexis Ludwig, este hecho ocurrido el pasado 16 de mayo, demuestra “la caída del orden constitucional del estado de derecho en Nicaragua”.

Ludwig señaló que el Consejo Permanente en el caso de Nicaragua ha actuado de manera “expedita con base a la evidencia concluyente”.

“EE. UU. sigue respaldando a la Alianza Cívica en Nicaragua, en sus labores para representar el interés de los nicaragüenses que están luchando por libertad, democracia, justicia y el cambio”, apuntó Ludwig.

El embajador de Brasil, Fernando Simas, señaló que la muerte del ciudadano nicaragüense-estadounidense que estaba “bajo custodia del Estado” fue provocada por la “represión ilícita, arbitraria, indiscriminada”.

Sobre este caso, el embajador de Ecuador, Carlos Alberto Játiva, en nombre de su delegación, exigió una “investigación exhaustiva” para determinar las circunstancias en las que se produjeron los “lamentables hechos”.

La diplomática de Argentina, Paula Bertol, expresó su preocupación por lo que pasa en Nicaragua, debido a que la “crisis sigue” y la “violencia se recrudece”.

La embajadora Bertol criticó la posición del Gobierno respecto al diálogo que está prácticamente “estancado”, aunque celebró la decisión de liberar a cien manifestantes el pasado lunes.

“Esperamos que todas esas personas realmente puedan caminar libremente por las calles y retomar su vida, porque si se trata de un cambio de régimen carcelario, como ya ha ocurrido otras veces, sería comprobar que el Gobierno no estaría cumpliendo con su palabra”, dijo la diplomática argentina.

Carlos Trujillo, presidente del Consejo Permanente de la OEA. EFE/END

Al respecto, Jaentschke señaló que el Gobierno a la fecha ha excarcelado a 336 personas, quedando pendientes únicamente 132 de las listas conciliadas con la oposición.

Sin embargo, la OEA espera la “liberación incondicional de todos los presos antes del 18 de junio de 2019”.

Sobre elecciones

El Consejo Permanente considera que se debe “dar curso a las medidas institucionales necesarias que garanticen elecciones libres, justas, transparentes y legítimas”.

Sobre este tema, el representante de Chile, Hernán Salinas, dijo que los avances logrados en la mesa de negociaciones entre la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia y el Gobierno son “alentadores”, pero lamenta que la “represión no cesa”.

“Mucho lamentamos que a pesar de esta insistencia necesaria, el Gobierno de Nicaragua siga vulnerando los acuerdos alcanzados, violando los derechos humanos, incriminando sin justificación, apresando inocentes y recurriendo al uso desproporcionado de la fuerza”, señaló Salinas.

Gonzalo Koncke, jefe de gabinete del secretario general, Luis Almagro, antes de finalizar la sesión expresó que la situación de Nicaragua es “objeto de preocupación para el hemisferio”, e insistió que “es imperativo que cesen las violaciones a los derechos humanos”.