•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Diego Roberto Funes Cañas, hijo del expresidente salvadoreño, Mauricio Funes, quien se encuentra asilado en Nicaragua, es acusado de lavar 382,777 dólares, según un la acusación contra el exmandatario, citada por un diario de este país. 

De acuerdo con la publicación del diario salvadoreño, la investigación contra Mauricio Funes por el desvío de $351 millones de las cuentas de la presidencia, dejaron al descubierto que Diego Funes Cañas había lavado unos $382,777.

Según el diario salvadoreño, al hijo de Mauricio Funes además se le señala de haber gastado unos $102,984 en viajes personales, manejar $117,444 en sus cuentas bancarias y gastar $154,000 en compras de vehículos. 

La publicación del diario salvadoreño sale a la luz luego de que se filtrara que Diego Roberto Funes Cañas recibe un salario de $1,400 mensuales (47,250 córdobas), información que fue confirmada por el mismo Mauricio Funes. 

"No veo por qué tanto escándalo con lo de mi consultoría en Managua. Primero, fui presidente y tengo la experticia necesaria para asesorar en temas de integración", escribió Funes en su cuenta de Twitter al justificar el salario de 2,750 dólares mensuales equivalente a 90,080 córdobas que recibe de la cancillería nicaragüense. 

Mauricio Funes, expresidente de El Salvador El pasado 4 de abril, el Juzgado Octavo de Paz de San Salvador ordenó la detención de Funes por el delito de evasión de impuestos al no declarar ingresos por 271,857 dólares en 2014, además de evadir impuestos por 85,157 dólares, este fue el quinto pedido de arresto en su contra.    

Las autoridades de El Salvador también piden extraditar a los familiares de Funes asilados en Nicaragua. 

Funes se encuentra asilado en Nicaragua con su familia desde septiembre de 2016, cuando huyó de El Salvador aduciendo "persecución política".

A inicios de abril el Gobierno nicaragüense notificó a la Corte salvadoreña que Funes no será extraditado porque goza de asilo político.

Funes, quien llegó a gobernar bajo la bandera del "cambio" del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) ante la corrupción de administraciones anteriores, es el tercer presidente salvadoreño desde que el país entró a la vida democrática en ser acusado de apoderarse de dinero público.

El ex jefe de Estado también es procesado por supuestamente pagar sobornos al ex fiscal general Luis Martínez para evitar investigaciones, malversar fondos de la construcción de una represa, revelar un documento secreto del Gobierno de Estados Unidos y evadir impuestos.

Los casos de corrupción que implican a expresidentes de El Salvador , incluido Elías Antonio Saca (2004-2009) -condenado el 12 de septiembre pasado a 10 años de prisión por la malversación de más de 300 millones de dólares- suman más de 666 millones de dólares.