•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Fuerza Naval del Ejército de Nicaragua suspendió los zarpes en las costas Pacífico y Caribe del país este jueves, debido a las alertas emitidas por el Gobierno a causa de las lluvias que afectan al territorio nicaragüense.

"La Fuerza Naval no extenderá zarpes hasta nuevo aviso a las embarcaciones que tengan como destino: mar abierto, bancos de pesca, comunidades pesqueras, islas y cayos adyacentes", informó el Ejército de Nicaragua, en una nota informativa.

Las Fuerzas Armadas también indicaron "a los capitanes de embarcaciones industriales que se encuentran faenando, que deben acatar las recomendaciones de la Fuerza Naval y mantenerse comunicados con las capitanías de puerto".

Asimismo recomendaron a las embarcaciones en labores de pesca "tomar todas las medidas de seguridad necesarias y trasladarse a puerto seguro, esto con el fin de evitar hechos que lamentar".

La reanudación de los zarpes dependerá de las condiciones del tiempo, según las autoridades.

Desde ayer miércoles siete departamentos (provincias) del Pacífico de Nicaragua se encuentran en alerta amarilla, y otros ocho de la zona Central en alerta verde, por la presencia de una zona de bajas presiones que se desplaza sobre el oeste, y que según modelos meteorológicos tiene un 10 por ciento de probabilidades de desarrollarse.

El fenómeno atmosférico que afecta a Nicaragua forma parte de la época lluviosa 2019. Archivo/END

La alerta amarilla manda a la población y a las autoridades a prepararse ante un desastre inminente, mientras que la verde consiste en tomar medidas ante una catástrofe probable.

El Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred) activó ayer sus planes operativos en las zonas bajo alerta.

El fenómeno atmosférico que afecta a Nicaragua forma parte de la época lluviosa 2019, que inició oficialmente el 20 de mayo, y concluirá el 30 de noviembre próximo, incluyendo la temporada de huracanes.

Nicaragua está considerado un país "multiamenazas", debido a que está sujeto a ciclones, tormentas, inundaciones, deslizamientos de tierra, sequías, erupciones volcánicas, terremotos, tsunamis, entre otros.