• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La disolución anticipada voluntaria solicitada el pasado 23 de abril por el Banco Corporativo S.A. (Bancorp), pone en “jaque” la estabilidad macroeconómica del país y provocaría una importante pérdida en las reservas internacionales brutas (RIB) que administra el Banco Central de Nicaragua, afirmó el economista Néstor Avendaño.

El daño sobre el saldo de las reservas internacionales brutas administradas por el BCN provocará una disminución del 8.9%, al disminuir de US$2,261.1 millones (último dato publicado al 31 de diciembre de 2018) a US$2,059.1 millones, afirmó Avendaño.

Para que Bancorp —entidad sancionada por el Departamento de Tesoro de Estados Unidos— pueda realizar una disolución anticipada, la Superintendencia de Bancos y otras Instituciones Financieras (Siboif) le exige como primer paso la devolución de todos los depósitos tanto en moneda local como extranjera.

La solicitud de Bancorp, según Avendaño, implica una “tarea muy difícil de cumplir en el corto plazo”, debido a que tiene que devolver todos los depósitos del público, que en moneda extranjera totalizan US$202 millones.

El BCN estaría obligado a devolver a la entidad sancionada el encaje efectivo. Archivo/END

Para hacer efectiva la devolución de los depósitos en moneda extranjera, Bancorp solicitaría al BCN la devolución de US$118 millones y la compra de US$83.5 millones, debido a que la disponibilidad en caja es apenas de US$0.5 millones, según datos del economista.

El BCN, explicó Avendaño, se vería obligado a devolver el encaje efectivo sobre los depósitos en dólares que ascienden a US$73 millones, más la redención anticipada de títulos valores emitidos y pagaderos en dólares, que suman US$45 millones.

La suma de estas dos cifras más la compra de divisas programadas en US$83.5 millones, correspondiente al monto de los depósitos que financiaron la cartera de préstamos en moneda extranjera, totalizan los US$202 millones que requiere Bancorp.

“La ley exige cuestiones que ningún banco podría cumplirlas, porque ningún banquero tiene la liquidez en sus manos, (el dinero) está en préstamos. Esa solicitud pone en jaque la estabilidad macroeconómica del país”, agregó Avendaño.

La solicitud de Bancorp, según Avendaño, implica una “tarea muy difícil de cumplir en el corto plazo”. Archivo/END

El 17 de abril de 2019, la Secretaría del Tesoro de Estados Unidos sancionó al Bancorp, acusado por cometer lavado de dinero, lo cual le impide hacer cualquier transacción con personas y entidades que tengan presencia en suelo estadounidense.

Depósitos en córdobas

El Bancorp también está obligado a devolver los depósitos en moneda nacional, cuyo saldo es C$2,442 millones, para lo cual solicitaría al BCN la devolución de C$3,046 millones, debido a que la disponibilidad en caja es apenas C$60 millones.

El BCN estaría obligado a devolver a la entidad sancionada el encaje efectivo sobre los depósitos en córdobas que equivalen a C$745 millones, más la redención anticipada de títulos valores emitidos y pagaderos en córdobas por C$2,301 millones, comentó Avendaño.

La segunda condición para que el banco pueda ser disuelto es que cumpla con el pago de los sueldos y salarios, las prestaciones laborales, antigüedad e indemnizaciones por despido de los trabajadores.

Avendaño sugiere una reforma a la Ley General de Bancos, Instituciones Financieras no Bancarias y Grupos Financieros en lo que se refiere a las disoluciones voluntarias de una entidad financiera, porque asegura que ni Bancorp ni ninguna otra entidad, podría devolver todos los depósitos en una sola entrega para obtener la disolución voluntaria anticipada.