•  |
  •  |
  • END

Los casos confirmados con el virus H1N1 o gripe A ya suman 12 en el país, de los cuales dos permanecen hospitalizados. En tanto, sospechosamente, en Masaya, donde se va a realizar el domingo una marcha convocada por la sociedad civil, el gobierno “encontró” la primera enferma fuera de Managua.

El Minsa, que ha evitado el trabajo de los medios independientes de prensa, a pesar de que la información sobre la influenza es de interés público, aseguró que se trata de una joven cuyos familiares viajan con alguna frecuencia a Costa Rica. La partidización de la información le resta credibilidad al Minsa.

Las organizaciones de la sociedad civil tienen precisamente programada una movilización en la Ciudad de las Flores, en protesta por el fraude electoral de noviembre del año pasado. Una de las recomendaciones es, “casualmente”, evitar aglomeraciones, por lo que la noticia del caso fue recibida con muchas dudas por la población. Las últimas manifestaciones convocadas por estos movimientos, fueron reprimidas por pandilleros contratados por el partido en el poder.

Mientras, se conoció que los enfermos --a excepción de los dos hospitalizados-- reciben atención médica en sus hogares. En cuanto a los casos sospechosos, oficialmente, son ocho. Todos están concentrados en Managua.

El titular de Salud, Guillermo González, informó pues siete nuevos enfermos confirmados por laboratorio de H1N1, que agregados a los cinco detectados entre lunes y miércoles pasado, totalizan 12. En resumen, son tres adultos y 9 menores. 11 están vinculados al primer caso de Monseñor Lezcano.

González precisó que los nuevos casos están recibiendo atención médica en sus domicilios, ubicados en el Distrito Dos de la capital, pues su cuadro clínico es moderado.

Sin embargo, sigue sin conocerse cómo se contagió la menor de Monseñor Lezcano. El ministro comentó que continúan investigando el foco de contagio. Éste incluye al papá de la niña, quien aparentemente fue un portador asintomático del virus. Esto es posible, pero poco probable, de acuerdo con expertos en el tema.

Sospechosos en hospitales

El ministro adelantó que la pequeña de cinco años está estable. “Esta jugando, comiendo… es muy vivaz. Hablé con su mamá, quien me manifestó satisfacción con el trato y la atención que se le ha dado”, dijo.

Entre tanto, el director del Hospital Escuela “Antonio Lenín Fonseca”, doctor Melvin Agurcia, señaló que la adolescente de 15 años también afectada por el virus y hospitalizada en el centro asistencial que dirige, está bien.

“Su estado de salud en general es bueno. Incluso tiene muy buen apetito, y creemos que el fin de semana podría estar en su casa”, recalcó el médico, tras recordar que todas las personas afectadas con H1N1, a nivel local, tienen un cuadro bastante manejable porque se han detectado oportunamente.

El galeno precisó que aparte de la jovencita, tienen tres casos sospechosos con el virus en el centro asistencial, cuyos resultados estarán listos en las próximas horas. El subdirector del Hospital “Fernando Vélez Paiz” confirmó, por su parte, que ellos ya tienen dos nuevos casos sospechosos: dos menores de 7 y de 4 años.

Esos niños ingresaron ayer al hospital. Además, hay un caso sospechoso en el Hospital Infantil “La Mascota”. El director de ese centro, doctor Gerardo Mejía, detalló que se trata de un menor de San Francisco Libre, cuya cabecera departamental está ubicada a 79 kilómetros de Managua.

Por otro lado, el director médico del Hospital Metropolitano Vivian Pellas, Alejandro Ayón, refirió que tienen dos personas con síntomas sospechosos de H1N1 o gripe A.

“Pero ya el Ministerio de Salud les hizo las prueba y se esperan sus resultados, que, en todo caso, serán anunciados por el ministro de Salud, como corresponde. Quiero insistir en que es de esperarse que se presenten casos sospechosos porque hay mucha gripe estacional, así que no hay que alarmarse”, reiteró.

La directora del Silais-Managua, Maritza Cuan, ha dicho que los hospitales y clínicas privadas tienen el mandato de reportar los casos sospechosos de H1N1, ya que el Minsa es la entidad autorizada para tomar muestras y aplicar el medicamento.

El Minsa, a la fecha, está apoyándose en casi 40 mil brigadistas a nivel nacional en la identificación rápida de casos que incluyen fronteras y Aeropuerto. “Pues se trata de una vigilancia personal, familiar y comunitaria, es una vigilancia integral”, manifestó González.

En otras palabras, “estamos en vigilancia estricta. En el Distrito Dos, por ejemplo, hay un mapeo de control, allí estamos vigilando no sólo a los familiares de los afectados con el virus, sino también a sus contactos como los vecinos”, agregó.

“A todos ellos les hemos facilitado mascarillas y tratamiento profiláctico y están bajo nuestra supervisión, de modo que la población puede estar tranquila y confiar en nuestros controles”, apuntó, tras reiterar que el uso de mascarilla, en este momento, sólo es necesario para el personal de Salud y para el círculo de personas que han tenido contacto con los siete casos confirmados con H1N1.

Iglesia toma medidas

El reverendo Augusto César Marenco, pastor general del Ministerio Apostolar al que pertenece la familia de la niña de cinco años, que fue el primer caso detectado con virus H1N1, informó ayer que han cancelado los cultos en el Distrito Dos, donde se han identificado los siete casos con el virus.

También, el medio oficialista “El 19” detalló que en una reunión con 60 pastores, éstos convinieron en suspender por la situación presentada todo acto masivo.

Marenco anunció que se han unido al Ministerio de Salud en el monitoreo de los casos en toda la capital.

Al respecto, el ministro de Salud, Guillermo González, dijo que respetarán la privacidad de las personas y sus familias. “Ya hemos instruido al personal de Salud en el sentido de que aunque hay que actuar enérgicamente, se debe respetar la privacidad de los afectados (con el virus), por eso no vamos a dar mayores detalles de los casos, sólo lo que sea necesario dar a conocer”, insistió.

Por otra parte, comunicó que se reunirá periódicamente con los empresarios de cara a la detección rápida de casos, “porque si se identifican a tiempo y se les da tratamiento se evitarán muertes”, planteó.