•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (OACNUDH), Michelle Bachelet, recibió un informe sobre “Derechos Humanos en un estado de excepción”, de manos de la presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Vilma Núñez de Escorcia.

Según el Cenidh, Bachelet evaluó junto con Núñez “la situación del país, las expectativas sobre el diálogo nacional y el deber de cumplimiento del Estado de Nicaragua de la reciente resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en la que se otorga medidas provisionales a 17 presos y presas políticos”.

El Cenidh entregó el informe a invitación de OACNUDH en Panamá.

Núñez expresó a la Alta Comisionada su preocupación por las condiciones de los manifestantes encarcelados y la de los que ya han sido excarcelados.

“Núñez manifestó su preocupación por el agravamiento de la situación de las presas y presos políticos, luego del asesinato del preso político Eddy Montes Praslin, ocurrido en el Sistema Penitenciario…”, indicó el Cenidh.

Montes Praslin murió a balazos dentro dela cárcel Modelo el pasado 16 de mayo.

Para Núñez, es relevante la preocupación que expresó Bachelet por la situación en Nicaragua.

En la reunión también participaron Marlene Alejo, representante para América Central de OACNUDH, y Roberto Desogus, coordinador regional de las Oficina de la Alta Comisionada.

Bachelet había denunciado el 6 de marzo de 2019 la grave situación que enfrenta Nicaragua.

En ese momento pidió al gobierno garantizar un diálogo respetuoso, seguro e inclusivo “para todos los actores políticos y los grupos de la sociedad civil".

La Oficina de Naciones Unidas para los Derechos Humanos dirigida por Bachelet recordó el 22 de febrero que meses atrás había un fuerte número de personas, entre ellas líderes campesinos, estudiantes, expolíticos, periodistas y activistas de la sociedad civil, arrestados y recluidos en prisión.