•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Aunque los testigos y acompañantes de la mesa del diálogo entre la Alianza Cívica y el Gobierno no estén en los próximos días en Nicaragua, las conversaciones entre las partes pueden desarrollarse siempre y cuando la administración gubernamental cumpla con la excarcelación de los manifestantes presos, explicó José Pallais, del equipo negociador de la Alianza.

Luis Angel Rosadilla, delegado en el diálogo en Nicaragua en representación del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) Luis Almagro, y el nuncio apostólico, Stanislaw Waldemar Sommertag, son los testigos y acompañantes de las negociaciones desde el pasado 27 de febrero.

En los próximos días, tanto Rosadilla como monseñor Sommertag estarán fuera de Nicaragua en distintos momentos, indicaron miembros de la Alianza Cívica, pero esto no impediría reanudar el diálogo, si llegara a presentarse el caso de la excarcelación de los 132 manifestantes que resta sacar de las cárceles, según la lista conciliada con el Gobierno.

“En la hoja de ruta de la negociación con el Gobierno quedó establecido que los testigos y acompañantes pueden a su vez acompañarse de personal del Vaticano o de la OEA en Nicaragua y delegar en su personal o entre sus asistentes a la personara que los representaría en caso de que ellos no puedan estar físicamente en la mesa de negociación”, indicó Pallais.

Luis Ángel Rosadilla,  delegado en el diálogo en Nicaragua en representación del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) Luis Almagro.ARCHIVO/END.
 

“Los testigos pueden delegar, eso está previsto en la hoja de ruta”, explicó. “Para ese hipotético escenario, esa es la fórmula para garantizar la presencia de los testigos y acompañantes internacionales, si no está el titular, estaría uno de sus acompañantes”, añadió.

Recordó que el planteamiento de la Alianza Cívica es que una vez “cumplida la condición de la excarcelación” de los manifestantes presos, su equipo negociador “está en la mejor disposición de volver a la mesa del diálogo para resolver la crisis del país”.

NO VE INTERÉS DEL GOBIERNO

No obstante, Pallais dijo que “ese escenario de una pronta excarcelación lo veo muy difícil, porque no se ve interés del gobierno de querer retomar la mesa, muy probablemente eso ha motivado a los testigos a aprovechar el impase en el diálogo para atender sus asuntos fuera del país”.

El acuerdo firmado por el gobierno el 27 de marzo establece que la fecha tope para la excarcelación y liberación definitiva de los manifestantes presos es el 18 de junio.

Los testigos y garantes presentaron una propuesta para que fueran excarcelados el 30 de mayo y el gobierno no divulgó una respuesta a ese planteamiento.

El gobierno ha excarcelado, como medida unilateral, a un grupo de prisioneros y de una lista conciliada de 232 presos, informó que resta sacar de las cárceles con a 132 personas detenidas en el marco de las protestas antigubernamentales que comenzaron en abril del año pasado.

“No tenemos información, el Gobierno ha guardado silencio ante la propuesta de excarcelar en estos días a los presos para poder retomar el diálogo, no da demuestra de cumplir. No hay interés de replantear en breve las reuniones, a lo mejor eso debe haber motivado que los testigos, conociendo esa posición del gobierno, estén aprovechando para atender asuntos fuera del país”, recalcó Pallais.  

Nuncio apostólico Stanislaw Waldemar Sommertag, testigos y acompañantes de las negociaciones. ARCHIVO/END.

Pero no sería un “obstáculo” la ausencia de Rosadilla y monseñor Sommertag, porque “podría reanudarse al diálogo con los asistentes de los testigos titulares, debidamente autorizados”, refirió Pallais.