•  |
  •  |
  • END

Mil 200 maestros de 172 escuelas católicas esperan que el ministro de Educación, Miguel de Castilla, honre los compromisos firmados de pagar el retroactivo, equivalente de 3 mil córdobas. Sin embargo, el dinero no fue presupuestado y los docentes se sienten ahogados en su paupérrima economía, dijo el Vicario de Educación, monseñor Eyleen Castro.

Lo que más sorprende al clérigo es que el gobierno tenga dinero para mantener árboles de Navidad aún en junio, y que los diputados estén solicitando presupuesto para realizar el Carnaval. “¿Dónde quedan la educación y la salud en nuestro país?, preguntó monseñor Castro.

Dijo que este año querían “llevar la fiesta en paz” con el Ministerio de Educación, Mined, pero los educadores llevan seis meses esperando que les paguen su dinero.

“Ya a la mayoría de maestros le han nivelado el salario a tres mil córdobas, pero no les han pagado el retroactivo”, dijo el Vicario de Educación.

Añadió que la viceministra Milena Núñez envió una carta donde hace referencia al pago del retroactivo, y expresa que “no hay dinero en el presupuesto de esta cartera, para pagarle a los maestros de escuelas confesionales.”

Maestros del Mined son problemas
Monseñor Castro dijo que una solución que dio Núñez para evitar este atraso en el pago, es que los maestros sean incluidos en planilla fiscal, pero la Iglesia prefiere cerrar las escuelas antes de ser manipulados por intereses partidarios, sindicales o personales.

“Los maestros pagados por el Mined”, dijo el clérigo, “son indisciplinados, faltan al trabajo para ir a actividades sindicales o partidarias; son irresponsables, tienen problemas de alcohol, y a pesar de eso, tenemos que aguantarlos porque no podemos despedirlos o trasladarlos”, expresó el representante de la Conferencia Episcopal para temas de educación.

“No vamos a permitir cheques fiscales. Se van a quedar con las ganas, porque podemos cerrar colegios, pero no vamos a ceder. En el colegio San Rafael hay 15 maestros pagados por el Mined, que no hacen nada, y la viceministra no los ha quitado”, dijo monseñor Eyleen Castro.

Además, lamentó que la Asociación Nacional de Educadores de Nicaragua, Anden, sindicato afín al gobierno, no se pronuncia a favor de los maestros de escuelas católicas que ganan apenas mil córdobas, no les pagan el retroactivo, pero mantienen las aulas llenas, pese a la pobreza del lugar.

“Ni Anden ni otra organización gremial ha sido capaz de preguntar cuál es el problema con los maestros de las escuelas católicas y lo que piensan es que la monja o el sacerdote no quiere pagar”, expresó el Vicario de Educación.

Escudo sicodélico y Tepces

Otra de las inquietudes de monseñor Castro es que el Mined pretende obligar a las escuelas católicas a utilizar el logo del gobierno, sin embargo, éstos se rehúsan, pues son escuelas religiosas.

“Me han parado como cuatro veces los boletines, pero no tenemos dinero para hacer estos cambios, los cuales tampoco aceptamos. Nuestro único papel es evangelizar, llevar el pan del saber, pero los afectados son los maestros y los estudiantes”, dijo el clérigo.

También dijo que se deben revisar los Talleres de Evaluación, Planificación y Capacitación Educativa, Tepce, que realiza el Mined.

“Todos los maestros de las escuelas católicas llevan sus clases planeadas para el mes, y vienen los de las escuelas estatales y se montan sobre ellas”, apuntó monseñor Castro.

El Vicario de Educación de la Conferencia Episcopal dijo que se reunirán hoy con los directores de las escuelas confesionales, para abordar estos temas.