• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

En los últimos seis días ha caído en Nicaragua un tercio de la lluvia que generó el poderoso huracán Mitch en 1998, que dejó miles de muertes por el deslave del volcán Casitas, en Posoltega, Chinandega.

El Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred) reportó este lunes sobre la situación.

De acuerdo con datos del Instituto Nicaragüenses de Estudios Territoriales (Ineter), durante 10 días el huracán Mitch dejó un acumulado de 1,200 milímetros de lluvia, principalmente en la zona noroccidental.

Marcio Baca, director del Ineter, precisó que en una zona de Rivas se reporta el acumulado de 502 milímetros, desde que el área de baja presión comenzó a descargar lluvias sobre Nicaragua, el 22 de mayo.

ARCHIVO/END.

Guillermo González, ministro director de Sinapred relacionó dos muertes por las lluvias: la de María José Bengochea, quien fue arrastrada por un río el 23 de mayo, y la del pescador Eddy Francisco Vivas, ocurrida el 25 de mayo en la zona 7 de Ciudad Sandino.

Aunque continúan las investigaciones sobre las circunstancias en las que fallecieron estas dos personas.

Peligrosa saturación de los suelos

Baca indicó que de los 502 milímetros de agua registrados en Rivas, también se reportan altos acumulados en Carazo, con 250 milímetros; en Boaco y Chontales, entre 200 y 300 milímetros.

“Solo el huracán Aleta, en 1982, dejó un acumulado en 1,200 milímetros en 10 días, para que se den un idea de la cantidad de agua que ha caído en 5 o 6 días”, recordó Baca.

Por su parte, González indicó que debido a esta cantidad de lluvia los suelos permanecen saturados y que cualquier lluvia podría ser peligrosa, sobre todo en zonas de deslizamientos de tierra o inundaciones.

Todavía se esperan lluvias para las próximas 48 horas que van a aportar precipitaciones de entre 30 a 40 milímetros, precisaron las autoridades.

Al menos 824 familias ha sido perjudicadas por las lluvias, según el Gobierno.

Sobre el recuento de daños, se reportaron 760 viviendas afectadas, de las cuales 743 fueron anegadas, 15 con daños parciales y 2 destruidas.

También reportan 3 familias autoevacuadas y 16 que fueron trasladadas a albergues, principalmente en Malacatoya.