•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las constantes lluvias que han caído en los últimos días sobre Nicaragua, y que ya causaron dos muertes, ocurren porque un área de baja presión localizada en el Pacífico entra al territorio nacional, regresa al océano y luego vuelve a tocar tierra, formando un fenómeno llamado “giro centroamericano”, según expertos del Centro Humboldt.

“Esto va a seguir en los próximos días. El giro centroamericano va a seguir trayendo abundante humedad, fuertes lluvias en gran parte de Centroamérica, para las próximas 72 horas”, explicó Agustín Moreira, meteorólogo del Centro Humboldt.

Desde el 22 de mayo el área de baja presión ha estado afectando Centroamérica, principalmente Nicaragua, que tiene zonas donde han caído más de 500 milímetros de agua.

El Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred) informó que en seis días ha caído una tercera parte de la cantidad de lluvia que provocó el huracán Mitch en 1998, aproximadamente 1,200 milímetros en 10 días.

Según Guillermo González, director de Sinapred, dos personas han fallecido a causa de los aguaceros: María José Bengoechea, supuestamente arrastrada por un río el 23 de mayo, y el pescador Eddy Francisco Vivas, de la zona 7 de Ciudad Sandino, fallecido el 25 mayo.

El Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) agregó que en una zona de Rivas reportan hasta 502 milímetros de lluvias. Mientras, en Carazo se registran acumulados de 250 milímetros, y en Boaco y Chontales de 200 y 300 milímetros, respectivamente.

A inicios de año, los pronósticos indicaban que el fenómeno de El Niño podría causar déficit de lluvias.

“Niño costero”

Moreira, sin embargo, explicó que los aguaceros han sido provocados por un “Niño costero”, el cual genera lluvias principalmente en las costas.

En el Caribe ya se reportan ríos desbordados por las constantes lluvias. Kenny Lisby/Cortesía/END

Precisó que esta condición no necesariamente estaría presente durante todo el período lluvioso. La dinámica actividad en el Pacífico estaría relacionada con el aumento de la temperatura en este océano, producto de El Niño.

Saturación de suelos

Por su parte, González indicó que debido a esta cantidad de lluvia los suelos permanecen saturados, por lo que cualquier aguacero es peligroso, sobre todo en zonas de deslizamientos de tierra o propenso a inundaciones.

Al menos 824 familias han sido perjudicadas por las lluvias, según el Gobierno.

Sobre el recuento de daños, indicaron que hasta el momento se reportan 760 viviendas afectadas, de las cuales 743 fueron anegadas, 15 con daños parciales y 2 destruidas.

También reportan a tres familias autoevacuadas y 16 que han sido trasladadas a albergues, principalmente en Malacatoya, Granada.

Desmiente efecto Nate

Moreira afirmó que no existe el denominado “efecto Nate”, que circula en redes sociales y que supuestamente ocurrirá esta semana.

Explicó que aquella condición sucedió en el 2017, cuando en el Caribe Norte hubo una baja presión que llegó a ser tormenta tropical, llamada Nate, y hubo otra en el Pacífico sur.

“Es algo que el Centro Nacional de Huracanes no toma en cuenta. Lo que se decía es que el área de baja presión en el Pacífico estaba siendo atraída por el fenómeno en el Caribe Norte y eso, supuestamente, provocó que se introdujera en Nicaragua”, dijo el experto.

Declaró que tampoco es verdad que se emitan alertas por tifón en el Pacífico. Tifón es el nombre con que se designan los ciclones en el Pacífico asiático.

En El Caribe

El experto subrayó que en la región del Caribe hay un área de baja presión, de moderada a fuerte, la cual provocará lluvias para esta zona del país. 

Además, se monitorean dos ondas tropicales que se desplazan por el océano Atlántico, con dirección a la zona sur del mar Caribe.