• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Un 66% de la población nicaragüense tiene poca o nula confianza en el proceso del diálogo y lo percibe como un mecanismo utilizado por el Gobierno para ganar tiempo y postergar el adelanto de las elecciones, señala la más reciente encuesta de la firma CID Gallup.

Los nicaragüenses encuestados creen que el diálogo no es un medio ni un proceso para “alcanzar la paz”.

Las personas consultadas en la encuesta dicen que el diálogo, que se instaló el 27 de febrero, ha sido “esporádico” entre el grupo gobernante y los miembros de la oposición, por lo que ha habido “pocos compromisos”.

Ante tal escenario, los consultados creen que ese proceso del diálogo debería terminar y sería mejor adelantar las elecciones.

“La mayoría percibe al ‘diálogo’ como un mecanismo que permite al Gobierno dilatar y postergar el adelanto de las elecciones que ahora están programadas para el 2021. Una mayoría desea elecciones adelantadas como manera de salir de la crisis”, dice CID Gallup en su análisis de los resultados.

Hasta mayo de este año, el 57% de los nicaragüenses apoyaba y consideraba que lo más importante en ese momento era el adelanto de elecciones “lo más pronto posible”.

En Nicaragua, las elecciones presidenciales están programadas para el 2021, pero hay presión local e internacional para adelantarlas.

Esa percepción, sobre la posibilidad de adelantar el proceso de elecciones, apenas contaba con el consenso del 48% de la población en enero de este año, aunque en septiembre de 2018 un 54% de los nicaragüenses apoyaba esa propuesta.

Hace 1 año, en mayo de 2018, cuando se instaló la primera mesa de diálogo nacional, el 70% de los nicaragüenses tenía poca o nula confianza en que el Gobierno cumpliera los acuerdos firmados con la oposición.

Uno de los puntos de agenda de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia gira en torno a los temas de justicia y la democratización del país, que pasa por el adelanto de elecciones.

Las promesas

El 26% de la población nicaragüense, al momento de la encuesta, dijo tener mucha o algo de confianza en el cumplimiento de las promesas por parte del Gobierno con la oposición en el diálogo nacional.

Un 8% no respondió o dijo no saber nada sobre el nivel de confianza que pueden generar los gobernantes para cumplir con lo acordado en las negociaciones.

En enero pasado, el 57% tenía poca o nada de confianza en que el Gobierno cumpliese con los acuerdos alcanzados en el diálogo. Únicamente el 35% de los nicaragüenses sentía mucha o algo de confianza en que se diesen resultados positivos en este proceso.

¿Continuar con el diálogo?

Solo el 34% de la población consultada cree conveniente continuar con el proceso de diálogo y, de ellos, la mayoría son sandinistas que aseguran que es importante seguir con este proceso para “resolver las asperezas”.

En enero pasado, un 35% de la población apoyaba la continuidad de las negociaciones entre Gobierno y oposición para resolver la crisis.

A la fecha, el diálogo se encuentra en un impase, pues la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia exige al Gobierno cumplir con los acuerdos, que pasa por la liberación de los manifestantes y garantizar los derechos constitucionales a los ciudadanos.