• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Johnny Leiva Tinoco dice que nunca olvidará la tarde del 16 de mayo, cuando un custodio mató a balazo a Eddy Montes en la cárcel Modelo, en Tipitapa.

Aquella tarde, recuerda, departía con sus compañeros de cautiverio en la galería 16-1 de la cárcel Modelo, cuando empezaron a “llover balas” contra unos 120 manifestantes presos, incluidos su hermano, Greydin Leiva Tinoco; su padre, del mismo nombre; y él.

“Ellos (los custodios del Sistema Penitenciario Nacional) hicieron muchos disparos y lo único que nos quedó fue tirarnos al suelo boca abajo”, relata Tinoco Leiva, sobreviviente de ese ataque.

El joven, a quien excarcelaron el 20 de mayo, niega que se haya producido algún forcejeo entre Eddy Montes y un custodio del penal, a como lo aseguró el Ministerio de Gobernación en un comunicado.

El ataque contra los reos de la galería 16 lo ejecutaron tropas combinadas de la Dirección de Intervención Rápida del Sistema Penitenciario Nacional (SPN) y de la Dirección de Operaciones Especiales (DOE), de la Policía Nacional, dice.

Johnny Leiva Tinoco, quien junto a otros siete jinoteganos había sido condenado por los delitos de terrorismo, obstrucción de servicios públicos y uso de armas restringidas, agregó que una vez que estaban en el suelo boca abajo, policías antimotines y los oficiales del SPN los golpearon de manera despiadada.

Como resultado de la golpiza, su papá, Johnny Leiva Amador, quien permanece en la prisión, sufrió una lesión en la columna, al igual que él, según el relato del joven manifestante, de 24 años.

Como ángeles del cielo

En declaraciones a El Nuevo Diario, Leiva Tinoco afirmó que la presencia de funcionarios del Comité Internacional de la Cruz Roja al momento en que ellos eran reprimidos por policías y funcionarios del SPN, evitó un mayor derramamiento de sangre y probablemente el número de muertos hubiera sido mayor.

“Nuestro Padre Celestial nos cuida y en ese momento nos mandó ángeles del cielo cuando éramos golpeados, porque aparecieron los funcionarios de la Cruz Roja Internacional, que ingresaron a la galería cuando escucharon que habían muchos disparos”, refiere Leiva Tinoco.

Eddyjafet Montes, hija de Eddy Montes, al salir de Plaza El Sol con su abogada y su mamá. Orlando Valenzuela/END

En su relato, el reo señala que el ataque contra los presos donde murió el nica-estadounidense Eddy Montes Praslin, comenzó a eso de las 2:45 p.m. y 15 minutos después ingresaron los antimotines.

La golpiza concluyó como a las 3:45 p.m.

Inseguridad, asedio y amenazas

Johnny Leiva Tinoco, quien junto con su hermano, Greydin Leiva, acudió este martes al Complejo Judicial Central Managua con el abogado Julio Montenegro, relató que desde la excarcelación, el 20 de mayo, han sufrido asedio por la Policía en Jinotega.

“Los antimotines nos pasan provocando por nuestra casa, en el día nos pasan insultando y en la noche nos ponen las sirenas de las patrullas”, asegura el excarcelado.

El joven jinotegano refirió que en el caso de él, han circulado una fotografía en las redes sociales y aseguran que lo volverán a encarcelar, pero esta vez por delitos comunes.

“Te vamos a mandar otra vez de vacaciones a El Chipote, la cárcel de la Dirección de Auxilio Judicial en Managua”, dicen los mensajes.

Como Leiva Tinoco, son varios los excarcelados que han denunciado asedio policial.