• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Alejandro Tünnermman, hijo de Carlos Tünnermann, acusado por la Policía Nacional de poseer cuatro armas de guerra y municiones que supuestamente se habrían usado en los tranques durante las protestas del año pasado, está en Estados Unidos desde septiembre.

Carlos Tünnermann confirmó el dato la mañana del miércoles en declaraciones que brindó a radio Corporación y mantuvo que su hijo es inocente de los delitos que le imputan.

"Desde septiembre del año pasado mi hijo está en Estados Unidos, fue a visitar a un hermano suyo que vive allá", dijo Tünnermann.

El negociador por la Alianza Cívica agregó que la acusación contra su hijo tiene como propósito intimidarlo a él cuando participa en el diálogo nacional.

De acuerdo con Tünnermann, su hijo no se involucró en las protestas, sino que estuvo enfocado en sus negocios.

Agregó que en los años 80 lo reclutaron en el Servicio Militar Patriótico y esa habría sido su única relación con las armas.

El pasado lunes la Policía Nacional ejecutó un operativo en un negocio de Alejandro Tünnermann en el mercado Oriental.

Allí los oficiales decomisaron una serie de bienes y arrestaron a Víctor Núñez Madrigal, el administrador del negocio.

Carlos Tünnermann al asistir a una de las sesiones del diálogo nacional. Archivo Oscar Sánchez/END

El martes, Núñez Madrigal sostuvo que en el local de Tünnermann habían cuatro armas de guerra y municiones, que habría decomisado la Policía Nacional.

“Eran armas de guerra... una vez que don Alejandro Tünnermann que llegó a dejar las armas, más o menos tres días después, él se fue del país, y tuve conocimiento que esas armas fueron utilizadas para los tranques”, sostuvo Núñez Madrigal ante medios oficialistas.

De acuerdo con las autoridades, en el negocio de Alejandro Tünnermann encontraron un fusil AK-47 con un cargador y 10 proyectiles, un fusil Fal y dos cargadores, un fusil Garand y una ametralladora Uzi, con dos cargadores y 64 proyectiles.

Carlos Tünnermann dijo desde ayer que la acusación no es creíble y que cuando se vio a la Policía Nacional salir del negocio de su hijo, no se notó que llevaran armas.

“Mi hijo nunca se metió en aspectos políticos, ni siquiera iba a las marchas, de manera que todo esto que están haciendo con él es una infamia”, declaró Tünnermann a El Nuevo Diario.

A la radio Corporación, manifestó esta mañana que los fusiles Garand, como el que dice la Policía que ocupó en el negocio de Alejandro Tünnermann, eran los usados por la Guardia Nacional, durante la época de los Somoza.

Carlos Tünnermann dice que las intimidaciones en contra de su familia no lo harán cambiar de postura. Archivo/END

Tünnermann afirmó que pese a las intimidaciones contra su familia, no cambiará su posición respecto a la crisis y al gobierno de Nicaragua.

"Me mantendré firme con mi pueblo", sostuvo.