• Managua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El secretario de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrão, llamó al Estado de Nicaragua a aclarar los casos de las personas que murieron a tiros durante la marcha del Día de las Madres, en 2018.

Abrao dijo que el Estado debe garantizar la memoria, verdad y justicia sobre las “graves violaciones” a los derechos humanos cometidas en el contexto de la crisis, a un año del ataque a la manifestación del Día de las Madres.

Las personas que participaron en la “madre de todas las marchas”, el 30 de mayo de 2018, fueron atacadas por miembros de la Policía Nacional y grupos de choque con armas de fuego, según un análisis que realizaron partiendo de los hallazgos encontrados en la investigación del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI).

Las imágenes analizadas por el GIEI revelan una fuerte “desproporción en el uso” de armas de fuego que portaban los atacantes frente a las personas que participaban en la manifestación.

Paulo Abrão, secretario general de la CIDH. EFE/ENDLas agresiones contra los manifestantes, según la CIDH, provenían desde la zona próxima al Estadio Nacional, asimismo con la obtención de algunos testimonios determinaron que identificaron ataques desde las Lomas de Tiscapa, al final de la avenida universitaria.

“HUBO FRANCOTIRADORES”

Los testimonios recabados por el GIEI determinan que durante la masacre del 30 de mayo del año pasado, hubo “francotiradores”.

“Los videos analizados por los especialistas muestran además acciones combinadas entre civiles armados y miembros de la Policía Nacional, todos portando armas de fuego, incluso, armas de guerra”, señaló la CIDH.

Las personas que participaron en esa manifestación en su mayoría eran estudiantes, que inicialmente construyeron dos barricadas, una en la esquina de la universidad, cerca del Estadio Nacional Dennis Martínez, y la otra estaba ubicada unos metros hacia el sur, para defenderse de los ataques.

Todas las muertes, determinó la CIDH, ocurrieron en una franja horaria delimitada entre las cuatro de la tarde y las seis de la tarde.

Josefina Meza, madre del fallecido Jonathan Morazán Meza. Archivo/END“Los muertos caen alcanzados por disparos de arma de fuego en cabeza y tórax (…) Los manifestantes son atacados por miembros de la Policía Nacional y grupos de choque con armas de fuego”, determinó el GIEI.

Ese día, decenas de heridos y al menos 8 personas murieron en Managua durante el ataque y eran trasladados en motos para ser auxiliados por socorristas voluntarios, concluyó el GIEI.

JUSTICIA Y VERDAD

La CIDH señaló que es necesario establecer procesos para “garantizar la memoria, verdad y justicia” a las víctimas de las graves violaciones a los derechos humanos cometidas en el contexto de la crisis que atraviesa Nicaragua.

Sobre este tema, la presidenta de la CIDH, comisionada Esmeralda Arosemena de Troitiño, explicó que estarán dando seguimiento a la situación que atraviesa Nicaragua, hasta lograr que el Estado cumpla con sus compromisos internacionales con el respeto de los derechos humanos.

La marcha en honor a las madres de los caídos en las protestas se convirtió en un baño de sangre, este miércoles. Orlando Valenzuela/END“Continuaremos dando seguimiento cercano a la situación de derechos humanos en Nicaragua con el objeto de asegurar que el Estado cumpla con sus obligaciones internacionales contraídas voluntariamente”, dijo la presidenta de la CIDH.

Esta entidad del sistema interamericano de protección de derechos humanos, a través de un comunicado, reconoció el esfuerzo de las “Madres de Abril”, por el esfuerzo de seguir “reclamando justicia y esperando el esclarecimiento de la verdad”.

“En el aniversario del ataque a la manifestación en conmemoración de las madres de las víctimas de la represión estatal, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresa su reconocimiento a las madres de las víctimas de violaciones de derechos humanos en Nicaragua”, menciona el comunicado.

Cientos de víctimas de la grave crisis de derechos humanos que afecta al país desde abril de 2018 también continúan demandando acceso efectivo a la justicia, reparación y no repetición.

“Reconocemos la fuerza y legitimidad de las madres y de los familiares de víctimas de violaciones a los derechos humanos en su búsqueda de memoria, verdad y justicia”, señaló la comisionada Antonia Urrejola, Relatora para Nicaragua y Relatora sobre Memoria, Verdad y Justicia.

La marcha del día de las madres, es considerada una de las movilizaciones más grandes en la historia reciente de Nicaragua.

Por su parte, la Asamblea Nacional aprobó esta semana una Ley de Reparación a las Víctimas, pero diferentes organizaciones indican que no incluye el acceso a la justicia para las víctimas.