• Managua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Las grandes cantidades de basura plástica que llegan a las playas pasan factura a los humanos, que ahora comen pescados que llevan diminutas e imperceptibles porciones de plástico, dice el ecólogo nicaragüense, Fabio Buitrago.

El experto explicó el tema durante un evento de análisis sobre los efectos del cambio climático.

"Es tanto el volumen de plástico que está llegando al mar, que los peces, de donde sea que venga, tienen plástico en pequeñas partículas. El plástico, al ser consumido por los peces, se degrada en el tracto digestivo y termina en el tejido muscular de los peces que nosotros consumimos", explicó.

Con el área de baja presión en el Pacífico que afectó Nicaragua desde el 22 de mayo, grandes cantidades de basura, principalmente plástico, aparecieron en las costas de Rivas y Carazo.

Los ríos que son contaminados por la población, arrastran también mucha basura plástica hacia los mares.

La mayor parte del plástico se va al fondo del océano, afirman expertos. CORTESÍA/END

"Si comés pescados, comés plástico; si comés moluscos, comés plástico; incluso la sal tiene concentración de plástico en diminutas partículas que no podemos ver", aseguró.

Señaló que por este problema, algunos países han decidido prohibir el plástico de un solo uso, como bolsas y pajillas.

ESTÓMAGOS CON PLÁSTICO

Buitrago indicó que realizó una investigación en Corn Island, en el Caribe, sobre un pez llamado Cola Amarilla. Lo que hicieron fue ir a los dos acopios y examinaron 10 mil estómagos de diferentes especies y un 20% de los peces contenían plástico.

"En el Pacífico la situación podría ser peor, porque la población es mucho mayor que en el Caribe, por ende, la cantidad de plástico que se produce es mayor", apuntó.

Buitrago dijo que no existe un estimado de la cantidad de plástico que llega al mar.

"En 2015 sacamos del fondo de la bahía de San Juan del Sur unas cuatro toneladas de basura, y eso que solo fue un 10% de la bahía, y en Xiloá, para 2008, alrededor de 8 toneladas", aseguró.

Señaló que el problema no solo sucede en las playas o costas de Rivas o Carazo, sino que también lo han comprobado en las costas de Chinandega.

Algunas comunidades del Estero Padre Ramos y Aserraderos tienen estas malas prácticas, aseveró el ecólogo.

Buitrago explicó que solo lo mínimo de la basura plástica flota debido a sus componentes, mientras que la gran mayoría se deposita en el fondo del mar.

La basura plástica en gran cantidad puede causar el efecto de un dique, ya que retiene las corrientes de los cauces y cuando llega a liberarse, provoca una correntada que puede causar estragos en las partes bajas, manifestó.

Indicó que un mar lleno de basura no es un atractivo para nadie.

“Se pierde un potencial que podría generar empleo o inversiones o ingresos para las comunidades aledañas”, puntualizó.

Se han encontrado residuos plásticos en una variedad de especies marinas, debido a la basura que llega a las playas.

En un informe mundial sobre Medioambiente, de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), publicado en marzo de este año, el organismo urgió lograr un acuerdo global para reducir las 8 millones de toneladas de plástico arrojadas cada año a los océanos.

Aunque los datos sobre los océanos tienen muchas lagunas por la falta de bases de datos globales, el informe señaló que se han detectado microplásticos en todos los océanos del mundo e incluso en el hielo del Ártico.

Los deshechos marinos, de los cuales los plásticos representan un 75%, son una amenaza importante para la biodiversidad, advirtió la ONU.