• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El destino tejió el mismo final para Yesbeling y Diana Raquel: a sus 12 años, ambas desaparecieron y encontraron sus cuerpos sin vida meses después. Sus verdugos eran conocidos de las víctimas y en los dos casos la sociedad quedó impactada.

La primera víctima es Yesbeling María Espinoza Calero, de 12 años, a quien encontraron sin vida en febrero de 2018, dentro de un pozo ubicado a 200 metros de distancia de la casa en la que habitaba con su abuela, en la comunidad de Los Llanos, municipio de Pueblo Nuevo, Estelí.

La menor llevaba tres meses desaparecida cuando obreros que removían la tierra para efectuar trabajos de construcción, hallaron el cuerpo atado de las manos con alambres de púas y en avanzado estado de descomposición.

A la menor le habían atado una piedra de 90 libras a la cintura para que su cuerpo no saliera a flote y así evitar que fuera encontrada.

Antes de ser asesinada, a Yesbeling María la violaron y la golpearon de forma salvaje, le dieron un machetazo en la cabeza que la dejó inconsciente, sin embargo cuando la lanzaron al pozo todavía estaba con vida, así lo reveló la autopsia que se le practicó a su cuerpo.

Este caso fue tipificado por las autoridades y organismos de derechos humanos como un femicidio, debido la saña con la que se cometió el crimen.

El femicida justificó el crimen al decir que mató a Yesbeling María como método de venganza por una disputa por propiedades entre la madre de la niña y él.

Rommel Jiménez Ponce y Yorbin García López / Archivo Rommel Jiménez Ponce y Yorbin García López, quienes eran conocidos de la familia, llevaron con engaños a la niña a un paraje solitario para abusarla y luego asesinarla, fueron declarados culpables y condenados a 30 y 20 años de prisión respectivamente, después de confesar el crimen y que uno de ellos (Rommel Jiménez) huyera por 21 días.

La niña Diana Raquel Gutiérrez, también 12 años, había sido reportada desaparecida desde el 25 de mayo del año pasado, según su familia, la Policía Nacional nunca se había pronunciado por el caso, hasta el jueves 23 de mayo que apareció su cadáver.

Diana Raquel, la niña desaparecida y encontrada muerta en Managua / Archivo El cuerpo de Diana Raquel, quien habitaba en el barrio La Primavera de Managua, fue encontrada a pocas cuadras de su casa, tras un año de angustia de sus familiares por no haber recibido información sobre su paradero.

Diana Raquel desapareció entre las 4 y 5 de la tarde del 25 de mayo de 2018, cuando se dirigía a la casa de su mamá en el anexo al barrio La Primavera, la menor solo iba a recorrer una corta distancia de aproximadamente 11 calles y no era una ruta desconocida para ella, debido a que la transitaba con frecuencia.

La familia de Diana Raquel la buscó ese mismo día por todo el barrio durante varias y aunque acudieron a hospitales y Medicina Legal e interpusieron la denuncia ante las autoridades policiales, nunca recibieron una respuesta, hasta el fatídico 23 de mayo que la Policía les llamó para informales que la habían encontrado muerta.

Por el crimen de Diana Raquel es acusado Víctor Moisés Ortiz Moraga, de 19 años, quien fue enviado a prisión preventiva y para quien el juez Quinto Distrito Penal de Audiencia de Managua, Julio César Arias, ordenó una valoración psicológica.

Según la acusación presentada la semana pasada ante el Ministerio Público, cuando Diana Raquel se dirigía a la casa de su abuelita y al pasar frente a la vivienda de Víctor Moisés Ortiz, este la sujetó del brazo y la introdujo a su casa contra su voluntad.

Una vez teniéndola dentro de la vivienda, Víctor Moisés Ortiz golpeó a la niña Diana Raquel en la cabeza con un objeto contundente, el cual no especifica la acusación.

ctor Moisés Ortiz Moraga, confesó el crimen de Diana Raquel / Archivo

De acuerdo con el documento acusatorio, Víctor Moisés Ortiz al ver a Diana Raquel muerta, la envolvió en una sábana color rosada, para luego lanzarla en una letrina de 1.50 metros de profundidad, ubicada en el interior de su vivienda.

El dictamen médico legal reveló que Diana Raquel murió a consecuencia de una fractura que le provocó un trauma craneal severo.

De acuerdo con un monitoreo realizado por la Federación Coordinadora Nicaragüense de ONG que Trabajan con la Niñez (Codeni) entre mayo y septiembre de 2018 se reportó la desaparición de cuatro menores de edad en Nicaragua: dos varones y dos mujeres, incluyendo el caso de Diana Raquel. Tres de los casos ocurrieron en Managua y otro en Matagalpa.

Según Codeni, en ninguno de estos casos las autoridades policiales han brindado avances o dado solución a las denuncias presentadas por sus familiares.