• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Juan Zeledón Díaz solicitó en agosto de 2018 una constancia de alumno activo para su hijo en el recinto de Matagalpa de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), el ahora excarcelado Dilon Antonio Zeledón Ramos, pero en los primeros días de junio de este año, se enteró que no tenía historial de registro académico.

“Había una notificación donde decía: Dilon Antonio Zeledón Ramos, expulsado por situación grave”, es parte del aviso que le apareció cuando ingresó al sitio web donde realizaría revisión académica, porque pretendía inscribirse en una universidad privada para continuar sus estudios.

La abogada defensora, Yonarqui Martínez, dijo que esto mismo sucede con el historial académico de más jóvenes que están excarcelados y otros que aún están en los sistemas penitenciarios nacionales. A Zeledón se le suman Nahiroby Olivas de León, Byron Estrada y Levis Artola, a quien le aparece “expulsión por causa grave”.

Martínez señaló que las autoridades universitarias en ningún momento pueden eliminar historial académico de los estudiantes, agregó que “evidentemente la Facultad Regional Multidisciplinaria (Farem) de Matagalpa borró todo el informe de los 4 años que Dilon estudió. Es una violación al derecho a la educación, es más, me sorprende el hecho porque la acusación que él tenía no era en contra de la universidad”.

“No pueden borrar historial académico y además deben fundamentar bien las expulsiones, aunque un estudiante sea expulsado, debe continuar un historial de calificaciones. Con eso están queriendo limitar y les quitan el derecho a la educación, exijo la restitución de derechos, el derecho a la educación de cada uno de los presos políticos”, explicó Yonarqui Martínez.

La abogada dijo que ella va a seguir el caso y exigir que los jóvenes tengan garantías de sus procesos educacionales, “ante esto yo voy a poner un recurso a favor de él ante la universidad y el Consejo Nacional de Universidades (CNU), para que me den una explicación del por qué. Creo que la universidad debe velar por los derechos de cada estudiante, aunque haya sido una causa grave, no hay causal alguno para borrar historial académico”.

“Ya me estaba preparando, ya sabía más o menos que iba a pasar eso. Yo me pongo a pensar en esos 4 años de esfuerzo propio y de mi familia, 4 años que a veces ni comía por estar en la universidad”, lamentó.

La madre de Zeledón, Eimy Ramos, relató a El Nuevo Diario que durante la estancia del joven en el Sistema Penitenciario La Modelo, su hijo siempre estuvo educándose por medio de la lectura de libros, porque él tenía el objetivo de seguirse formando de la manera que fuera posible.

“La vida de Dilon era muy activa en la universidad, nosotros logramos sacar a tiempo la constancia de estudiante activo de Contaduría Pública en agosto, pero cuando él salió de la cárcel (20 de mayo) revisa y no había nada, nosotros queríamos que continuara estudiando”, relató Ramos, quien también recordaba que en el segundo día que hizo visita al joven, los custodios le acusaron de llevar cosas indebidas en sus partes íntimas.

“Es una grosería porque él como estudiante ayudó a la universidad, era parte del equipo de danza y ahora solo porque él piensa diferente le borren su historial no justo”, enfatizó.

El excarcelado cuenta con copia de matrícula del recinto universitario y constancia de alumno activo hasta agosto de 2018, según dijo la abogada Yonarqui Martínez, una de las causales de la represalia en contra del joven es que se retiró de las filas de Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN) en Matagalpa.

El joven fue puesto en libertad condicionada el pasado 20 de mayo y fue capturado el 21 de julio de 2018.