• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Un clima extremo ha estado presentándose en el país en los últimos meses, caracterizándose por olas de calor registradas en el mes de abril y lluvias en exceso que cayeron en mayo, afirmó un experto en cambio climático del Centro Humboldt.

El Centro Humboldt subrayó que de un abril muy caliente casi de inmediato pasamos a un mayo extremadamente lluvioso, en donde en 10 días llovió el equivalente a tres meses.

Mario Montoya, experto en cambio climático, afirmó que el área de baja presión en el Pacífico que causó aguaceros prolongados, principalmente en la región del Pacífico, es calificada como un evento climático extremo de nivel bajo.

Consideró que a pesar de que el fenómeno tenía altos volúmenes de lluvias, la distribución fue buena, ya que llovía por las tardes y por las mañanas.

“Solo entre el 22 y el 23 (de mayo) se registraron las grandes precipitaciones en 24 horas y ahí se ve reflejada la variabilidad climática”, explicó.

El Gobierno asoció a dicho fenómeno la muerte de dos personas y mencionó que más de 800 familias fueron afectadas y algunas debieron ser evacuadas de sus casas.

Montoya indicó que esto es una alarma para estar atentos, ya que una simple área de baja presión causó tantas lluvias.

“Entonces ahora no hay que seguirle el paso no solo a huracanes, sino a todo evento”, apuntó.

El Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) el 27 de mayo informó que el área de lluvias del 22 al 27, había descargado una tercera parte de las lluvias que produjo el huracán Mitch en 1998, es decir, entre 350 a 400 milímetros.

No obstante, Montoya dijo que los datos de las estaciones pluviométricas, de todos los meses, reflejan que en todo mayo en algunas áreas como Carazo, se registraron máximos de 671 milímetros.

Según el experto, eso está muy por arriba de los 161 milímetros, promedio histórico de Carazo en ese mes.

Sobre la ola de calor de abril, el Centro Humboldt afirmó que se alcanzaron las temperaturas más altas registradas, 42.1 grados Celsius en Chinandega. Incluso, en zonas atípicas como Bosawás, el calor fue fuerte, de hasta 40 grados la sensación térmica.

Montoya explicó que al final son fenómenos normales en la temporada, sin embargo, el cambio climático se manifiesta en el aumento de la intensidad. Lo que provoca esta condición es la influencia del fenómeno de El Niño, afirmó.

“Grifo” cerrado

Según el Centro Nacional de Alta Tecnología de Costa Rica (Cenat) para el período del 5 al 11 de junio de 2019, se podrían presentar lluvias por debajo de lo normal, del norte de Costa Rica hasta Guatemala.

Sin embargo, para la siguiente semana, entre 12 y 18 de junio, prevén que siga persistiendo el déficit de lluvias para toda Centroamérica.

“Este déficit no hay que entenderlo como una ausencia de las lluvias, sino que llueve por debajo del promedio”, explicaron.

Montoya indicó que el fenómeno de El Niño está influyendo para que en el mar Caribe y el océano Atlántico haya menos humedad y por ende, podría haber menos fenómenos atmosféricos.

El experto indicó que esta es otra prueba de la relación del cambio climático con la variabilidad climática, ya que después de salir de un mayo muy húmedo, junio aparentemente será un poco seco.