• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Los nicaragüenses que han llegado a Costa Rica huyendo de la crisis sociopolítica surgida en abril de 2018 están pasando dificultades económicas, según la Federación Coordinadora Nicaragüense de ONG que trabaja con la Niñez y la Adolescencia (Codeni).

De acuerdo con el organismo, datos oficiales de entidades costarricenses indican que de 58 mil nicas que han solicitado refugio, solo 26 mil tienen estatus de refugiados.


De esos 26 mil con aval de refugio, al menos 8,500 han obtenido permisos de trabajo. "Hay más de 52 mil nicas que no tienen permiso para trabajar y en consecuencia no tienen las oportunidades de resolver sus necesidades básicas", explicó José Mendoza, del Consejo de coordinación de Codeni.

En febrero, la organización Techo Costa Rica expuso los resultados del Censo 2018, en el que reveló un alto porcentaje de nicas viviendo hacinados. Archivo/END
Precariedad

Mendoza manifestó que se han entrevistado con organismos de derechos humanos en Nicaragua que les han asegurado, tras constatar en suelo costarricense, que hay casos de compatriotas durmiendo en parques o pasando noches en fincas.

"Nos han dado testimonio de que han visto a familias enteras durmiendo en parques y fincas. La situación que están viviendo nuestros connacionales son difíciles y la propuesta del Gobierno de Nicaragua de retornar no constituye ninguna garantía. Un llamado sin la existencia de garantes internacionales coloca a los nicas en el exterior en una situación de incertidumbre", expresó Mendoza.

El miembro del Consejo de coordinación de Codeni sacó a relucir los estudios efectuados por la Fundación Arias en Costa Rica, que establecen que la mitad de nicas que han emigrado a ese país producto de la crisis, son estudiantes de secundaria, universitarios y profesionales.
José Mendoza, del Consejo de coordinación de Codeni, dijo que muchos nicaragüenses están pasando momentos difíciles en Costa Rica.
"Hay dos estudios, el de la Fundación Arias, que es el estudio de desplazamiento obligatorio forzado, dice que un 50 % de los que migraron a Costa Rica son estudiantes de secundaria, universidad. Y las estadísticas de ongs que atienden a los nicas, que dicen que un 10 o 12% de los que migró son niños y adolescentes", precisó.

Mendoza brindó estas declaraciones durante una conferencia de prensa realizada en un hotel capitalino, en el que se dio a conocer que el Estado nicaragüense reprobó el cuarto examen Periódico Universal realizado a mediados de mayo en Ginebra Suiza. El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas hizo 279 recomendaciones para garantizar el respeto a los derechos humanos.

La Organización Internacional de Migrantes (OIM) registra que unos 52,000 nicaragüenses se vieron obligados a desplazarse hacia Costa Rica. De estos al menos 23,138 han solicitado refugio a las autoridades costarricenses.


En febrero de este año, la organización Techo Costa Rica expuso los resultados del Censo 2018, en el que reveló un alto porcentaje de nicas viviendo hacinados.

El estudio abarcó 530 personas; es decir, 165 familias quienes en su mayoría afirmaron haberse desplazado por las amenazas y ser perseguidos por su participación en manifestaciones antigubernamentales. El 52 % de los consultados admitió vivir hacinados.

Los nicaragüenses censados por Techo expresaron que sus principales necesidades son tener trabajo, vivienda, atención médica y educación para sus hijos. Los compatriotas refirieron que llegaron en mayo 13.3%; junio 17.6% y julio 23.6%.