• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La bancada sandinista en la Asamblea Nacional aprobó este sábado, con 70 votos, una ley de amnistía para "perdonar" a todas las personas que en el marco de las manifestaciones antigubernamentales, desde abril del 2018, hayan cometido algún delito, exceptuando los crímenes regulados en tratados internacionales en los que Nicaragua es Estado Parte.

En la votación hubo 14 votos en contra, emitidos por los legisladores del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y uno del Partido Conservador (PC).

La ley contiene solo cuatro artículos. En el número uno ordena liberar de inmediato a las personas encarceladas por acusaciones penales en el marco de las protestas antigubernamentales, así como la anulación de todos los juicios en proceso, además, decreta que las autoridades no iniciarán más procesos de investigación vinculados con este tema.

Esta es la Ley de Amnistía número 15 que se aprueba en Nicaragua desde 1985 y la primera en los últimos 19 años.   Óscar Sánchez/END

El artículo dos dice que "la presente amnistía cubre todos los delitos políticos y los delitos comunes conexos con éstos, que son tipificados por el ordenamientos jurídico penal vigente en Nicaragua, se exceptúan aquellos regulados en Tratados Internacionales que Nicaragua es Estados Parte".

Argumentos

El PLC votó en contra de la Ley de Amnistía argumentando que en Nicaragua no hubo un intento de golpe de Estado, ni enfrentamiento armado entre dos partes, como lo dice la exposición de motivos del texto de la ley.

Lo que ocurrió fue un estadillo social encabezado por estudiantes y campesinos, recalcó el PLC en un comunicado de la bancada de esta organización política que fue leído en el plenario por la diputada María Haydee Osuna, que ocupa el cargo de tercera vicepresidenta de la Asamblea Nacional.

Para los legisladores del PLC esta ley pretende dejar libres y en la impunidad a culpables de crímenes de lesa humanidad cometidos en el marco de las manifestaciones antigubernamentales iniciadas en abril del año pasado.

"Culpar al inocente y perdonar al culpable no es amnistía", resumió por su parte el diputado del PLC, Maximino Rodríguez.

Mientras, Alfredo César, legislador del Partido Conservador (PC), dijo que votó en contra de esta ley de amnistía porque es producto de una medida "unilateral" del gobierno y cuando "se hace de esa manera la amnistía no tiene fortaleza jurídica, ni política para prevalecer en el tiempo".

"La amnistía, como medida unilateral, se ha visto que no funcionan, no funcionaron en Chile o Argentina, por mencionar dos casos", señaló César.

Historia

César mencionó que las amnistías, particularmente la de 1990, surgieron luego de enfrentamientos armados entre bandos nicaragüenses, lo que le daba valor como medio para lograr la paz.

"Y en este caso (desde abril de 2018) lo que hubo fue el uso represivo de la fuerza del Estado", señaló César, que como diputado participó en las tres amnistías aprobadas durante el gobierno de Violeta Barrios en los años 90.

El diputado Wálmaro Gutiérrez propuso que es necesario perdonar como Jesucristo manda en su doctrina. Óscar Sánchez/ENDEl legislador conservador destacó que la misma Alta Comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, la expresidenta de Chile, Michelle Bachelet, ha rechazado esta "ley unilateral" de amnistía y ha dicho que los gobierno deben buscar justicia y reparación para las víctimas.

De manera que, aunque la ley ha quedado aprobada, "cualquier otro gobierno que en un futuro esté administrando el país, tendrá la obligación de buscar justicia y reparación para las víctimas de la represión", valoró César.

Los legisladores sandinistas Edwin Castro y Wálmaro Gutiérrez insistieron en señalar que "el camino de la paz y la reconciliación" en Nicaragua "solo puede ser por el camino del perdón" y que por eso es necesaria esta Ley de Amnistía, que fue presentada por la bancada del Frente Sandinista, que es mayoría en la Asamblea Nacional.}El diputado sandinista José Figueroa recalcó que con dicha ley el gobierno "cumple plenamente el acuerdo de liberación" (de manifestantes presos) que firmó el pasado 27 de marzo en la mesa de negociación con la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

Los legisladores oficialistas insistieron en decir que en Nicaragua hubo un intento de golpe de estado y que las personas apresadas en el marco de las protestas han cometido delitos comunes y de otro orden como el de terrorismo.

Esta Ley de Amnistía número 15 que se aprueba en Nicaragua desde 1985 y la primera en los últimos 19 años.