• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La crisis de Nicaragua fue abordada la mañana de este martes durante una audiencia especial desarrollada en el seno del Subcomité de Asuntos Exteriores para el Hemisferio Occidental del Congreso estadounidense.

De acuerdo a la explicación del presidente del Comité, el republicano Albio Sires, la audiencia denominada “la disidencia aplastante: la crisis en curso en Nicaragua”, tenía por objetivo, evaluar la situación del país y las posibles opciones de política exterior que el Congreso puede recomendar al Gobierno de los Estados Unidos y a la comunidad internacional.

“Todos los miembros tendrán hasta cinco días para realizar declaraciones, preguntas o pedir más documentación sobre el caso”, explicó Sires.

La sesión contó con la participación de Jose Miguel Vivanco, director de las Américas de Human Rights Watch, Carlos Ponce, director para América Latina de la Fundación Victims of Communism Memorial y Félix Maradiaga, director del clausurado Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas, IEEPP.

En este sentido, todos coincidieron en señalar que se debe continuar presionando al Gobierno de Nicaragua a través de la imposición de sanciones a funcionarios responsables de violaciones de derechos humanos, así como la aplicación de la Nica Act que fue aprobada en diciembre del año pasado.

“Se debe incluir en las sanciones a jefes policiales y otros funcionarios responsables por estas violaciones”, manifestó Ponce.

En tanto Vivanco agregó que el Gobierno de Nicaragua debe ser considerado como una dictadura, “creemos que la única manera de avanzar en la implementación de una transición es la presión internacional y también aplicando la Nica Act”, dijo durante una de sus intervenciones.

La Nica Act, es una ley impone una serie de restricciones económicas que impiden que el Gobierno de Nicaragua pueda recibir financiamiento proveniente de organismos multilaterales como el Banco Mundial o el Banco Interamericano de Desarrollo, además contiene un apartado que castiga con sanciones individuales a funcionarios involucrados en las violaciones de derechos humanos o actos de corrupción.

El congreso estadounidense sostendrá una nueva audiencia para tratar la crisis nicaragüense, el próximo 21 de junio, en la cual participará el secretario de Estado, Mike Pompeo, quien brindará un informe detallado sobre la participación de los principales funcionarios nicaragüenses que participaron en violaciones de derechos humanos, actos de corrupción y/o lavado de dinero.