• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • AFP

El periodista Miguel Mora, director de la televisora independiente 100% Noticias, reclamó al Gobierno la devolución del canal, que fue clausurado en diciembre pasado y tras pasar seis meses preso "como un animal", hasta su liberación este martes.

Mora, de 53 años, fue liberado este martes bajo una ley de amnistía junto con su directora de prensa, Lucía Pineda, una combativa periodista de nacionalidad nicaragüense y costarricense, quien no muy lejos de él exclamaba feliz: "al fin somos libres".

Ambos fueron capturados violentamente por la Policía el 21 de diciembre pasado en las instalaciones del canal y luego trasladados a la temida cárcel El Chipote, en Managua, donde un policía golpeó a puñetazos a Mora en el rostro.

El canal fue cerrado y los periodistas detenidos como una represalia contra el medio, que lideró la cobertura de las protestas antigubernamentales que estallaron el 18 de abril de 2018 y cuya represión hundió a Nicaragua en una grave crisis polícita, social y económica.

Tras su detención, la estación televisiva fundada hace 24 años fue cerrada y sus equipos confiscados, mientras la policía impide el acceso a sus instalaciones.

Mora salió de la cárcel con 30 kilos menos, demacrado y con el cabello largo.

Miguel Mora y Lucía Pineda Ubau / Orlando Valenzuela Familiares, comunicadores y amigos celebraron la liberación de ambos en la residencia de Mora, en el departamento de Masaya, donde las personas llegaron para saludarlos, entre abrazos, lágrimas y alegría.

Mora dijo que el gobierno trató de enterrarlo vivo en una pequeña celda de máxima seguridad del penal La Modelo, 20 km al norte de la capital.

"Fue espantoso, ese régimen no es ni para un animal, te mantienen encerrado todo el tiempo (...) Te entierran allí en vida, no te hablan, así pasas días y noches (...) Nunca hablé con mi abogado", contó el periodista.

La Fiscalía lo acusó junto con Pineda de terrorismo por la cobertura de las protestas y denunciar la represión, que dejó al menos 325 muertos, cientos de encarcelados y 62,500 exiliados.

Mora rechazó la nueva ley de amnistía bajo la cual fue liberado, pues alega que no es "culpable absolutamente de nada" y considera que "Nicaragua tiene que cambiar”.