•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El líder campesino Medardo Mairena y el dirigente estudiantil Edwin Carcache, liberados este martes bajo una Ley de Amnistía, denunciaron que el Gobierno les ofreció libertad, empleo y dinero, a cambio de culpar a la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) de organizar un supuesto "golpe de Estado" contra el Ejecutivo. 

“Cuando estuvimos en 'El Chipote' (una cárcel), me ofreció que, a cambio de mi libertad, que yo acusara a la Conferencia Episcopal, como que ellos eran los que habían organizado el golpe de Estado, un golpe de Estado que nunca existió, algo que nunca hizo la Conferencia Episcopal, que tampoco desconfío de ellos", dijo Mairena, luego de su liberación.    

"Como yo nunca acepté, fue el momento en que empezaron a torturarme, ofreciéndome prebendas, que un trabajo, que había dinero, que yo podía salir de la pobreza", agregó el campesino, quien luego fue condenado a 216 años de cárcel por supuestamente matar a 4 policías, pese a que la pena máxima en Nicaragua es de 30  años.   

  Mairena fue capturado el 13 de julio de 2018, y seis días después el propio presidente Daniel Ortega manifestó ante miles de seguidores, que los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua habían apoyado un supuesto golpe de Estado en su contra, un suceso del cual se negó a presentar pruebas, según informó una delegación del Parlamento Europeo en enero pasado.

Según Mairena, la Policía le ofreció que se pusiera una sotana y que fuera a los tranques vestido de esta manera, para luego acusar a los obispos, a lo que él se negó y razón por la que empezaron a amenazarlo con hacerle daño a su familia. 

56 manifestantes fueron liberados este martes “Me empezaron a amenazar con mi familia, me dijeron que si yo no aceptaba iba a ser asesinados todos y lo único que yo pude hacer era orar a Dios para que les conmoviera el alma a ellos para que no hicieran semejante zanganada con mi familia. Fue una situación muy difícil, yo tengo una niña de tres añitos y me dijeron ´vamos a hacer un video donde le vamos a cortar dedito por dedito a ella para que te des cuenta que esta cuestión va en serio y si vos no aceptás vamos a ir con los que siguen y te darás cuenta de lo que sigue´”, denunció Medardo al salir de la cárcel. 

Una denuncia similar a la de Mairena divulgó esta tarde Edwin Carcache, quien permaneció 9 meses en prisión, en el marco de la crisis sociopolítica que afecta a Nicaragua desde el estallido social en abril de 2018.

"En El Chipote (...) me iban torturando en todo momento, me exigían que hablara, que acusara a los obispos, que dijera que monseñor Silvio Báez, por ejemplo, me pagaba a mí por andar en la calle", sostuvo el estudiante.   

El presidente de Nicaragua reconoció hace 11 meses que le irritó que el Episcopado -mediador entre el Gobierno y la oposición en el primer intento de diálogo para resolver la crisis, entre mayo y julio pasados- haya propuesto adelantar las elecciones de 2021 como solución al conflicto. 

La ruptura entre el Gobierno y la Iglesia Católica llevó a la agresión física y amenazas de muerte contra obispos y sacerdotes, así como a la profanación de los templos, y el exilio de varios religiosos, entre ellos el influyente obispo Silvio Báez.     

Mairena y Carcache son dos de los líderes civiles más respetados de Nicaragua, y ambos pertenecían a la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia antes de ser capturados por la Policía Nacional.