•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

“Hoy significa un triunfo para el pueblo de Nicaragua, para el barrio de Monimbó y Masaya. Hoy se cumple lo que el pueblo ha venido demandando, exigiéndoles al pueblo y a (Daniel) Ortega, la liberación de los presos políticos. Celebramos junto a nuestras familias nuestra liberación, esperamos pronto conseguir la liberación completa de Nicaragua, libertad de prensa, libertad de movilización”, dijo Yubrank Suazo, líder de las protestas en Masaya.

“Mucho podrá rezar esa Ley de Amnistía, pero nosotros vamos a continuar haciendo valer nuestros derechos que están contemplados en la Constitución Política de Nicaragua”, puntualizó Suazo.

Por su parte, Cristian Fajardo insistió que continuará exigiendo que se respeten los derechos humanos de las personas en el país. 

“No aceptamos ninguna Ley de Amnistía porque nosotros no éramos ningunos delincuentes, exigimos justicia y que se nos deje ser libres. Pronto Nicaragua volverá a la democracia”, exclamó Fajardo.

Fajardo afirmó en sus primeras declaraciones que logró salir ileso dentro del penal porque les decía que tenía nacionalidad estadounidense, “aunque en realidad era mi mamá”.

En medio de su recibimiento, Fajardo reveló a El Nuevo Diario que fue capturado cuando intentaba cruzar por puntos ciegos hacia Costa Rica. 

“Yo iba rapado, sin barba y bigote, me capturaron unos militares y al decirles mi nombre revisaron una lista y ahí aparecía yo, pues tenía orden de captura”, señaló, Fajardo se reencontró con su esposa María Adilia Peralta, quien fue liberada en mayo pasado.

Estudiantes de León

Nahiroby Olivas, del Movimiento Estudiantil 19 de Abril de León, permaneció detenido desde el 25 de agosto de 2018, tras su liberación exclamó que “nos liberan con una Ley de Amnistía inconstitucional, porque luego vienen y nos dicen que no podemos marchar cuando la Constitución nos dice que sí debemos hacerlo, esa ley es inconstitucional, qué nos van a perdonar a nosotros si somos inocentes, se están autoperdonando, porque ellos son los asesinos, ellos son los criminales”.

Torturas

Por otra parte, Olesia Muñoz, protestante del departamento de Masaya, dijo que estuvo 318 días detenidas y lo más difícil fue “cuando me arrancaron las uñas. Otro momento triste y doloroso fue saber que a tres niños de mi familia los paramilitares le apuntaron con AK-47 y después los fueron a dejar a un basurero. No puedo ir a Niquinohomo porque están asediando el lugar”.