•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El sueño de una pareja de emprendedores de la ciudad de Rivas, terminó de ser sepultado esta semana al enterarse que el Ministerio de Salud mantiene firme el cierre de la farmacia “María Auxiliadora Número Dos”, por permanecer cerrada durante el paro nacional convocado el pasado 23 de mayo, por la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia. 

Marlon Mairena, regente farmacéutico, y su esposa Shirley Rivera, confirmaron a El Nuevo Diario que como emprendedores decidieron abrir la farmacia en septiembre del 2016 y que el negocio “marchaba como viento en popa, pero con el cierre injusto le han dado fin a este esfuerzo que requirió además de dinero; tiempo y dedicación”. 

La farmacia se localizaba frente al costado este de la plaza del parque central de Rivas y según Mairena, para lograr su apertura se requirió de una inversión cercana a los U$$ 10,000, entre el acondicionamiento del local e inventario.

“Solo en inventario de medicamentos teníamos una inversión de U$$  5,000 y para no perder el producto lo vendimos al crédito a un familiar que tiene una farmacia, pero el cierre obligado es un golpe psicológico para nosotros, porque es como que te corran de tu trabajo y te dejen sin ninguna alternativa y eso es frustrante”, detalló.

Agregó que la farmacia representaba para él y su esposa un proyecto a largo plazo y que ya estaba dando sus frutos, como convertirse en menos de tres años de existencia en la principal agencia de bancos.

“Aquí se hacían depósitos, retiros, pagos de servicios básicos, seguro facultativo, con muchas facilidades y ya estábamos catalogados como la principal agencia de bancos, y los planes eran seguir creciendo no que cerrar el negocio”, aseguró Mairena.

De acuerdo con Mairena,  la notificación del cierre definitivo de la farmacia la recibió su cuñada Erika Rivera, el pasado 29 de mayo y el documento fue firmado por Arlen Estrada, directora del Sistema Local de Atención Integral en Salud, Silais- Rivas.

Explicó que en el documento el Silais ordenó el cierre definitivo de la farmacia, por poner en riesgo la salud de los ciudadanos al no abrir el 23 de mayo, “pero como mi esposa y yo estamos fuera del país, mi cuñada se encargó esta semana de ir a realizar gestiones al Silais-Rivas, con las intenciones de reabrir el negocio, y explicarles que no abrió ese 23 de mayo, porque su casa se había inundado, pero fue imposible”, explicó. 

Asimismo, reveló que la directora del Silais ni siquiera recibió a su cuñada y que el personal que la atendió le orientó que ellos no podían hacer nada, que se trasladara a Managua a interponer el caso al Complejo Nacional de Salud (Conchita Palacios).

“También se expuso el tema con un abogado del partido de Gobierno y su repuesta es que estaba difícil que nos reabrieran la farmacia porque tenían fotos mías y de mi esposa participando en las marchas antigubernamentales, apoyando los paros y que hasta órdenes de captura teníamos por eso decidimos cerrar el caso,  porque tampoco podemos estar gastando dinero en este proceso, en el que se nos ha advertido que no obtendremos una repuesta positiva”, concluyó Mairena.