•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Irlanda Jerez, excarcelada el pasado martes junto a otros 56 manifestantes, la mayoría de ellos líderes  de las protestas antigubernamentales del año 2018;  denunció que la Policía se llevó el automóvil de sus amigos Sebastián Martínez y María Gabriela Terán.

La  Policía se llevó el vehículo marca Hyundai Acent  Blue, color plateado del parqueo correspondiente al negocio de los amigos de Irlanda Jerez, ubicado en el sector de Bolonia.

El vehículo en referencia es el mismo que Jerez fue trasladada a una casa de seguridad el día en que salió de la cárcel  debido a que su vivienda estaba invadida por encapuchados que horas antes ella llegara a su hogar golpearon a su marido y lo sacaron por la fuerza.

Sebastián Martínez, propietario del automóvil denunció a través de sus redes sociales que hasta su negocio llegaron civiles que se identificaron como oficiales de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ),  quienes dieron la orden que el vehículo fuera trasladado en una grúa sin dejarle ningún documento.

La mañana de este sábado la Unidad Nacional Azul Blanco (UNAB), también denunció que la Policía  intentó boicotearles un evento en un hotel ubicado en la carretera a Masaya, denunció el vocero de esa organización.

“La gerencia del hotel nos comunicó que recibieron una llamada diciéndole que aquí había la reunión de una organización terrorista y que llegarían a las diez de la mañana, pero parece que era para intimidarnos porque no vinieron”, relató  vía telefónica Diedrichs de la Llana, miembro de la UNAB. 

Un equipo de El Nuevo Diario visitó por la mañana el hotel donde se encontraban los miembros de la Unidad Nacional Azul y Blanco y en el lobby fue atendido por  un empleado del mismo, quien visiblemente nervioso dijo que se había cancelado el evento.

“Solo le puedo decir que a última  hora  se suspendió un evento, pero  no sé el motivo y tampoco si se trata de una organización cívica porque yo llegué  hace poco al hotel”, refirió la persona que atendió al equipo de El Nuevo Diario y acto seguido abrió la puerta de salida del local.    

Diedrichs  de La Llana, vocero de la  UNAB posteriormente aclaró vía telefónica que fue el Movimiento Campesino que tenía otro evento en ese mismo local, quien decidió cancelarlo por la razón antes referida.