• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Las sanciones internacionales que han sido aplicadas a miembros del Gobierno de Nicaragua, por Estados Unidos, y las que podrían ser probadas, solo se detendrían con un adelanto de elecciones, advierte el analista político Arturo Cruz.

A su criterio, lo más inteligente para el gobierno de Daniel Ortega sería buscar una salida política a la crisis.

“Entre más tiempo pasa, más deteriorados van a estar, porque la verdad es que cuando se te va la legitimidad, caes en la coerción”, afirmó Cruz, luego de participar como invitado en una convención del partido Ciudadanos por la Libertad (CxL).

Arturo Cruz participó en una actividad de Ciudadanos por la Libertad, CxL. Orlando Valenzuela/END

Cruz, catedrático del INCAE y exembajador de Nicaragua en Estados Unidos, considera que las sanciones no se van a detener, independientemente de la liberación de un grupo de manifestantes detenidos durante las protestas antigubernamentales iniciadas en abril de 2018.

“Las sanciones van a detenerse el día en que tengamos una ruta clara de elecciones creíbles, con fecha anticipada. De otro modo, las sanciones va a ir escalando en intensidad”, aseguró Cruz.

Indicó que como está el panorama del país, las sanciones se podrían ir graduando de tal forma que se facilite una salida negociada.

Hasta el momento, Estados Unidos se ha concentrado en sancionar a los asociados al Gobierno, pero “eso no quiere decir que posteriormente no estén dispuestos a sancionar la economía”.

ACCIONES “MUY SERIAS”

Subrayó que las acciones que ha tomado el gobierno de Estado Unidos son muy serias, y prueba de eso es que existe una orden ejecutiva y un proyecto de ley, la Nica Act, que pasó en el Congreso estadounidense, lo que no es fácil.

“Definitivamente, la sociedad política norteamericana ha coincidido plenamente, independiente si son republicanos o demócratas, en este tema. No es poca cosa, rara vez hay consenso como el que se ha construido alrededor del tema de Nicaragua. Si las negociaciones no se adelantan, los políticos estadounidenses estarían dispuestos inclusive a golpear la economía del país”, declaró Cruz.

En el caso del estancamiento del dialogo, Arturo Cruz considera que el tiempo está contra el Gobierno. “Cuando ya no tenés legitimidad y solo tenés coerción, el tiempo no está con vos”, enfatizó.

La semana pasada, el director para América de Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco, afirmó que el gobierno de Estados Unidos debería imponer sanciones individuales a altos funcionarios del Gobierno de Nicaragua implicados en supuestos abusos.

Arturo Cruz considera que las sanciones no se van a detener y que podrían pasar al plano económico. Archivo/END

En un testimonio ante el Subcomité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes de EE.UU., el director del grupo de derechos humanos pidió al Congreso presionar al Gobierno del presidente Donald Trump para obtener la imposición de esas sanciones.

HRW indicó que "los detenidos sufrieron abusos que, en algunos casos, constituyeron torturas".

"En Human Rights Watch estamos extremadamente preocupados porque los responsables de las violaciones a los derechos humanos en Nicaragua no han rendido cuentas por sus abusos", dijo Vivanco.

La Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh) ha señalado que solo se sabe de una sentencia contra un miembro de una banda armada partidaria del gobierno y no existe ni una sola investigación contra miembros de las fuerzas de seguridad implicados en abusos, destacó Human Rights Watch.

El grupo recomendó al Congreso de Estados Unidos que inste a Nicaragua a crear una unidad especial que, de forma conjunta con el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), "supervise la investigación penal de los delitos más atroces ocurridos en el contexto de las protestas".