•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Organismos internacionales y nacionales condenaron este sábado el ataque a pedradas a feligreses que participaban en una misa en la catedral de León, agresión ejecutada por simpatizantes del gobierno.

La misa fue celebrada en memoria del monaguillo Sandor Dolmus, muerto a balazos hace un año durante las protestas antigubernamentales en León.

Una joven muestra la herida que le ocasionaron los simpatizantes del Gobierno que atacaron la misa de este sábado en la catedral de León. CORTESÍA/END

La  Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) urgió este sábado al Estado de Nicaragua a garantizar la integridad de más de un centenar de personas que fueron atacados por civiles pro gobierno en la catedral de León.

El ataque dejó varias personas heridas y los feligreses estuvieron encerrados en el templo por varias horas, mientras afuera les asediaban las turbas sandinistas y policías.

“Los informes indican que el ataque no habría sido impedido por la Policía Nacional”, indica la declaración de la CIDH divulgada en Twitter.

Desde antes de iniciar la misa, el templo católico estaba rodeado por decenas de policías antimotines.

AUXILIADOS POR EL OBISPO

Los asistentes a la misa se refugiaron en los patios de la catedral y horas después fueron auxiliados por el obispo de León, monseñor Bosco Vivas Robelo, para que pudieran salir hacia sus casas sin ser agredidos.

Sin embargo, salieron atemorizados y algunos trataban de cubrirse los rostros para evitar que los atacantes y los policías los identificaran.

Los simpatizantes del Gobierno atacaron a los feligreses frente a la Policía.

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia también condenó el ataque contra los católicos de León que participaba del acto litúrgico.

“Esta es la paz y la libertad que profesa el régimen. Lo que dicen por la boca no lo demuestran con los hechos”, declaró la Alianza Cívica el sábado por la tarde.

El ataque a pedradas por turbas pro gobierno contra quienes participaban en la misa en memoria del monaguillo Sandor Dolmus, “demuestra que el régimen no tiene voluntad de reconciliación”, opinó el miembro de La Alianza Cívica, José Pallais.

“Todo León está horrorizado por el ataque contra quienes participaban en una misa que presidía monseñor Bosco Vivas”, expresó Pallais vía telefónica, quien es uno de los representantes de la Alianza Cívica en el diálogo con el Gobierno, paralizado desde el pasado mes de mayo.

“El  ataque contra quienes estaban en una misa desnuda al régimen como un violador de la libertad de culto y significa un irrespeto a la familia doliente del joven Sandor Dolmus”, comentó Pallaís, quien vive en León.

Afirmó que durante el ataque hubo sujetos que ingresaron armados con fusiles AK-47 al principal templo de la Diócesis de León.

BANDERA E HIMNO

Antes del ataque, asistentes a la misa portaban la bandera azul y blanco de patria, cantaron el himno nacional y coreaban: “era monaguillo, no era delincuente”. También recordaron a Eddy Montes, el manifestante encarcelado que fue asesinado de un balazo en la prisión La Modelo.

En el acto litúrgico en honor a Dolmus, estaban los excarcelados y líderes universitarios Byron Corea y Nahiroby Olivas.

El monaguillo fue asesinado el 14 de junio de 2018, por una bala disparada por parapolicías (civiles armados pro gobierno) durante las protestas antigubernamentales el barrio San Juan, de León.

El obispo Cesar Bosco Vivas Róbelo expresó que la esperanza en el amor de Dios no se debe de apagar, que “esta esperanza no quiere decir que no nos duelan las desgracias sucedidas a nuestros seres queridos, no quiere decir de ninguna manera que aprobemos injusticias y muertes violentas”.

La Policía se mantuvo asediando la actividad religiosa.

Ivania del Socorro Dolmus, de 37 años, expresó que después de un año su hijo Sandor no ha recibido justicia.