•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Pobladores de Matagalpa participan la mañana de este domingo, en la peregrinación por la paz y justicia en Nicaragua, la caminata es encabezada por monseñor Rolando José Álvarez Lagos, obispo de la Diócesis de esta ciudad.  

En dicha peregrinación participarán 16 municipios que pertenecen a la Diócesis de Matagalpa.

Mientras continua la caminata, grupos de motorizados y policías asedian tomando fotografías a los peregrinos.

"Los felicito por estar aquí y no haberse quedado en casa, los felicito por ser jóvenes decididos, hoy vamos a orar, a rezar y pedirle al Divino Espíritu por Nicaragua, nuestras intenciones personales y privadas van a quedar en segundo lugar, todos vamos a poner en primer lugar nuestro país, porque la Divina Misericordia salvará a Nicaragua", dijo Monseñor Rolando al llegar a Paso Real, lugar donde inició la peregrinación.

El recorrido es de 9 kilómetros, iniciando de Paso Real a terminal en la parroquia de Maniguas, Matagalpa. Se han trasladado jóvenes de 16 municipios que pertenecen a la Diócesis de Matagalpa por diferentes vías de transporte, entre ellos buses, camiones, bicicletas, y vehículos livianos.

Motorizados que asedian la peregrinación / Lester Arcia

Entre los participantes es notoria la bandera azul de blanco en los vehículos y en las manos de los jóvenes junto a la bandera de la iglesia Católica.

Los jóvenes también han optado por usar camisetas con frases populares de las protestas, cintas en la cabeza y pañuelos.

Jóvenes se concentran para participar en peregrinación en Matagalpa / Lester Arcia La peregrinación se da por primera vez en la Diócesis de Matagalpa a petición de los jóvenes que imploraron a monseñor Álvarez que se hiciera una jornada para pedir a través de la oración por la paz y justicia de Nicaragua ante los actos violentos que se han dado en el país a raíz de la crisis sociopolítica que inicio el 18 de abril del año pasado.

Al inicio de la actividad religiosa los feligreses han levantado las banderas y al llegar Monseñor Rolando al lugar gritaron “¡Viva Nicaragua Libre!".

La noche de ayer, el campo que concentrará a los jóvenes durante la misa fue asesinado por personas afines al Gobierno, quienes detonaron morteros como forma de intimidación para los que estaban llevando asuntos de logística en el lugar.