•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Centro de Atención Legal a Pueblos  Indígenas demandó  este fin de semana  se anule el contrato de arrendamiento  perpetuo  suscrito entre  los miembros del gobierno territorial  rama y kriol  con la autoridad del Gran Canal Interoceánico de Nicaragua.

El contrato  que  el Centro de Atención Legal a Pueblos Indígenas pide se anule es el control y administración sobre 263 kilómetros cuadrados de territorios de los pueblos indígenas y afrodescendientes a la empresa HKND del chino Wang Jing.

Los 263 kilómetros cuadrados corresponden al 52 % de la ruta del Gran Canal Interoceánico, según un comunicado este sábado por el Centro de Atención Legal de Pueblos Indígenas al haberse cumplido el plazo de 6 años  que tenía el concesionario asiático para demostrar  que estaba en capacidad de construir el canal que  según  sus promotores  generaría 200 mil empleos directos.

“Al quedar obsoleta  la Ley  840 (Ley del Gran Canal) también queda obsoleto el convenio que contiene el contrato de arrendamiento perpetuo sobre el  territorio rama y kriol”, asegura  la entidad no gubernamental que brinda  asesoría legal a los pueblos indígenas.

Entre las razones dadas para pedir la anulación del referido contrato está que la empresa concesionaria del Gran Canal Interoceánico de Nicaragua no realizó los 10 subproyectos que la misma ley establece.

Wang Jing, presidente de HKND. Archivo/AFP/END

En el año 2013, el Gobierno inició el proceso de demarcación y titulación de los territorios por donde pasaría la ruta del Canal Interoceánico, pero solo tituló al 7% de los dueños de las propiedades afectadas y dejó sin titular al 93%, refiere el Centro de Asistencia Legal a Pueblos Indígenas.

Por esta situación, en el año 2014, representantes de los pueblos rama y kriol presentaron 18 recursos de amparo ante los tribunales civiles, pero varios de ellos fueron rechazados por la Corte Suprema de Justicia (CSJ)  y otros todavía no han sido resueltos, según la oficina de apoyo legal a los pueblos indígenas de la Costa Caribe.

Los representantes de los pueblos rama y kriol  también han llevado una lucha legal por sus territorios hasta la Comisión Interamericana de Derechos Humanos(CIDH), donde está pendiente una demanda que interpusieron en el año 2014 contra los pueblos indígenas y que se corresponde al expediente número 13615.