•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), rechazó este domingo la represión por parte de la Policía y simpatizantes del Gobierno en contra de personas que se manifestaban en la catedral de León y de Managua. 

Este domingo, oficiales de la Policía Nacional reprimieron con balas de goma y bombas de contacto a grupo de personas que luego de participar en la catedral de Managua en una misa para pedir por la libertad de los “presos políticos” intentaron manifestarse en los predios del templo. El ataque dejó dos personas heridas. 

Ayer, simpatizantes del Gobierno en presencia de agentes de la Policía Nacional atacaron a pedradas a las personas que asistieron a una misa en la catedral de León por el primer aniversario de la muerte de Sandor Dolmus, el monaguillo, quien recibió un balazo en el pecho durante las protestas antigubernamentales.

“Consideramos que estas agresiones a la ciudadanía que se reúne en los templos religiosos y que suceden con la tolerancia y la complicidad de la Policía Nacional, no solamente constituyen una violación a los derechos humanos, sino un grave atropello a la libertad religiosa y de culto”, expresó el Cosep a través de un comunicado. 

El Cosep además rechazó el asedio, agresión, amenazas,  intimidación y campañas de desprestigio que sufren los “presos Políticos” que fueron excarcelados esta semana. 

“Estas acciones muestran la falta de voluntad real del Gobierno de Nicaragua por cumplir los acuerdos suscritos en la mesa de negociación, en la que además de la liberación plena de todos los prisioneros, se comprometió a restituir las libertades de todos los ciudadanos nicaragüenses, incluida la libertad de manifestación”, enfatiza el comunicado del Cosep. 

El Consejo Superior de la Empresa Privada pide al Gobierno muestras de buena voluntad para sacar al país de la crisis que sufre desde abril del año pasado.