• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • EFE

Carlos Tünnermann, integrante de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, calificó como un atropelló a la libertad de culto, los recientes ataques contra personas que participaban en misas de agradecimiento por la liberación de manifestantes tanto en Managua como en León.

"Estos asedios a la catedral de León y de Managua representan una limitación a esa libertad", dijo Tünnermann al ser consultado.

El sábado pasado en la ciudad de León, un nutrido grupo de simpatizantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), actual partido de Gobierno, agredió a las personas que asistían a la misa de primer aniversario del fallecimiento del monaguillo Sandor Dolmus, muerto en junio del año 2018 durante una manifestación contra el Gobierno.

Los simpatizantes sandinistas inclusive lanzaron piedras al interior del templo católico, hiriendo a algunos de asistentes, mientras que ayer en Managua un fuerte despliegue policial se apostó en las inmediaciones de la catedral de la capital, lanzando bombas explosivas y balas de goma contra un grupo de personas que pretendía realizar un plantón en los predios de la catedral.

Carlos Tünnermann, integrante de la Alianza Cívica. ARCHIVO/END.

"Lo sucedido en León es realmente lamentable", dijo Tünnermann, agregando que las personas afines al Gobierno "estaban siendo abiertamente protegidas por la Policía y en Managua no permitieron siquiera que se hiciera un plantón".

Según la fuente, lo acontecido este fin de semana pone de manifiesto una nueva violación por parte del Gobierno a los acuerdos suscritos con la Alianza Cívica, el 29 de marzo pasado.

Tünnermann brindó estas declaraciones previo al inicio de una reunión entre la Alianza Cívica y familiares de “presos políticos” que aún permanecen detenidos a falta de 24 horas, para que se cumpla el plazo acordado con el Gobierno para que estos sean puestos en libertad.