•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Al menos diez farmacias que se sumaron al paro nacional del pasado 23 de mayo permanecen aún cerradas a nivel nacional, señaló José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep).

Sin embargo, el líder empresarial señala que estas puedan volver a operar en los próximos días, debido a que un recurso de apelación que los propietarios han interpuesto contra el Ministerio de Salud (Minsa) ha comenzado a ser acatado, ya que este no había procedido de acuerdo a la ley para ordenar el cierre de esos negocios.

“Establecimos este recurso de revisión y afortunadamente en dos casos ya han recibido la autorización para volver a abrir, estamos pendientes de las otras farmacias, son un poquito más de diez las que nos quedan pendientes, la mayoría están en los departamentos”, dijo Aguerri.

Este fin de semana dos farmacias ubicadas en las ciudades de Jalapa y Ocotal, ambas pertenecientes al departamento de Nueva Segovia, fueron autorizadas para reiniciar operaciones, un hecho que a juicio de Aguerri sienta un precedente importante. 

“Seguiremos trabajando para que todas sean reabiertas y esto es importante entenderlo, se estableció ya un precedente en dos, el recurso es básicamente el mismo, entonces, si funcionó para esas dos, debería de funcionar para todas”, alegó Aguerri.

El antecedente

Luego de haber sido parte de las empresas que apoyaron el paro nacional del 23 de mayo pasado, propietarios de negocios farmacéuticos en los departamentos de Carazo, Rivas, Nueva Segovia y Boaco denunciaron que el Minsa a través del departamento de Farmacias Privadas del Sistema Local de Atención Integral en Salud (Silais) les entregaron resoluciones administrativas en las que los señalan de infringir la Ley 292, Ley de Medicamentos y Farmacias por cerrar el día del cuarto paro nacional y, supuestamente, causar carencia de medicamentos en sus localidades.

De acuerdo con reportes publicados por El Nuevo Diario, hasta el pasado 6 de junio, al menos 19 farmacias pequeñas y medianas habían sido afectadas por cierres, entre las cuales destacaban también algunas grandes cadenas como las farmacias Kielsa, de capital hondureño, y la red de farmacias Medco.