•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los líderes campesinos Freddy Navas, Alfredo Mena y Marcos Pineda sostuvieron una reunión con el presidente del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Trujillo, este miércoles.

Los productores informaron que el representante estadounidense les afirmó que el próximo 26 de junio será un día muy importante para Nicaragua.

“En cuanto a las posibles sanciones en la OEA para el Gobierno, que hablamos con el embajador de EE. UU., nos dijo que en la próxima reunión se abordaría el tema de Nicaragua y se tomarían medidas para que cesen de reprimir a los nicaragüenses, no nos dijo con exactitud qué es lo que harán, pero esperamos que sea la aplicación de la Carta Democrática Interamericana”, aseguró Alfredo Mena, hermano del líder campesino Medardo Mairena, quien fue liberado el pasado 11 de junio.

Los campesinos se reunieron con Trujillo en un hotel de Miami, EE. UU., luego de participar en un panel organizado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

“La reunión solo duró 10 minutos, pero hablamos temas esenciales como las sanciones que se le tienen que aplicar al Gobierno de Nicaragua que sigue cometiendo violaciones contra los derechos de los nicaragüenses”, afirmó el líder campesino, quien está exiliado en EE. UU. desde diciembre del año pasado.

Agregó que también tuvieron la oportunidad de exponerle a Trujillo la necesidad que tienen los nicaragüenses de buscar refugio en EE. UU.

“Manifestamos la necesidad de que el Gobierno de EE. UU. implemente políticas para detener esa situación de deportación de nicaragüenses que salen huyendo de su tierra, todo porque allá (en Nicaragua) pueden ser desaparecidos”, declaró Mairena.

Sobre este tema, según los campesinos, el embajador Trujillo no les prometió nada, pero les aseguró que vería qué se podía hacer.

La breve reunión entre campesinos y el represente estadounidense culminó con agradecimientos por el trabajo que ha venido haciendo el Gobierno de EE. UU. en la demanda de “liberación de todos los presos políticos y por la libertad de Nicaragua”.

Mairena finalizó diciendo que uno de sus sueños es regresar a Nicaragua, pues no quiere estar en EE. UU., lejos de su familia y su tierra, pero que todavía no puede volver porque “en Nicaragua los secuestros, asedio y persecución continúan y eso me da temor de ser el próximo, entonces, considero que no hay un retorno seguro para los que estamos exiliados”.