•  |
  •  |
  • Edición Impresa

 La Policía Nacional capturó a dos personas, al terminar la misa en memoria de Marcelo Mayorga, el ciudadano que hace un año quedó muerto en una calle de Masaya, tras un ataque de policías y parapolicías a las barricadas de los protestantes antigubernamentales.

Al finalizar el acto religioso en memoria de Mayorga, un grupo de jóvenes que caminaba hacia la casa de la familia del fallecido, portando globos azul y blanco y gritando consignas contra el Gobierno, fueron perseguidos por patrullas policiales que capturaron a dos de ellos, constató El Nuevo Diario. 

Uno de los jóvenes fue apresado con violencia, entre cuatro policías lo montaron de forma brusca a la tina de una camioneta.

Las demás personas se dispersaron en varias calles y las patrullas las siguieron, pero se desconoce si hubo más detenciones.

Un fuerte dispositivo policial estuvo por varias horas alrededor de la casa de la viuda de Mayorga, Auxiliadora Cardoze, en el sector conocido como Las Cuatro Esquinas.

Protesta tras la misa por el primer aniversario de la muerte de Marcelo Mayorga. Orlando Valenzuela/END

Reclamo de justicia

Al finalizar la misa, el padre José Antonio Espinoza se refirió a todos los asesinados durante las protestas y el calvario que aún viven los manifestantes detenidos.

También denunció el asedio a la Iglesia católica de parte de policías y parapolicías en la ciudad de Masaya y otros departamentos del país.

Los ciudadanos que asistieron a la misa, realizaron un piquete de protesta en el atrio de la iglesia, lo que molestó a la policía y produjo la persecución.

“La voluntad se demuestra con hechos. El régimen no muestra ninguna intención de detener sus abusos y violaciones a los derechos y libertades ciudadanas”, declaró la Alianza Cívica en un mensaje por Twitter, al conocer la noticia de las detenciones en Masaya.

En días recientes hubo ataques a feligreses en las catedrales de Managua y León, ejecutados por turbas pro-Gobierno y policías, luego de las misas para recordar a manifestantes muertos y en acción de gracia por los excarcelados.

El fin de semana pasado, en León hubo dos heridos por piedras arrojadas a los participantes en la misa, y en Managua un herido por bala de goma y un golpeado por policías.

Asedio en Managua

La mañana de este miércoles, un grupo de jóvenes que participaron en una conferencia de prensa en el hotel Brandt’s, brindada por la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) y la Unidad de Presos Políticos de Nicaragua (UPPN) para exigir la liberación de todos los manifestantes presos, fueron asediados al salir del local.

Varias patrullas se apostaron frente al hotel y durante horas los asistentes al evento se mantuvieron encerrados, hasta que un jefe policial llegó al lugar a garantizarles que podían salir sin peligro.

El patrullaje también se mantuvo fuerte en zonas como la del edificio Pellas, donde los trabajadores han estado realizando “piquetes” de protesta en los últimos días.