• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La secretaria general de la Organización de Estados Americanos (OEA), publicó este jueves un informe sobre la crisis de Nicaragua en el que destaca que en el país aún hay personas detenidas por haber participado en las protestas antigubernamentales que estallaron en abril del año pasado.

La OEA valoró que en los últimos días fueran liberados un centenar de manifestantes, entre ellos, líderes de las protestas, sin embargo manifestó que todas personas vinculadas a las protestas y que aún están presas deben ser liberadas y anular los juicios en su contra.

La OEA “saluda la excarcelación de los presos políticos y celebra que los acuerdos hayan permitido que dichas personas puedan reencontrarse con sus familias. Resulta imperativa la liberación total y el cierre de causas judiciales para dichas personas y para quienes debieron salir del país a raíz de los acontecimientos iniciados el 18 de abril de 2018”, expresan los dos primeros puntos del comunicado emitido por el organismo liderado por Luis Almagro.

La OEA resaltó que si todas las personas detenidas en el contexto de las protestas no son dejadas en libertad por parte del Gobierno de Nicaragua, no será posible encontrar una solución pacífica a la crisis.

“Reitera que la existencia de presos políticos es incompatible con la democracia y el Estado de derecho y solicita la liberación de toda persona presa por motivos políticos, independientemente del momento de su detención o de la carátula de su expediente judicial. Sin ello no resultará posible recuperar el camino de la democracia, la paz y la justicia en el país”, refiere la OEA.

Según la Alianza Cívica, más de 80 personas que participaron en las protestas y que debieron ser liberadas este 18 de junio, cuando se venció el plazo establecido para garantizar el proceso de liberación, aún permanecen detenidas.

Consejo Permanente de la OEA / Archivo Según la OEA, es “urgente” restablecer plenamente en Nicaragua las libertades, incluyendo el derecho a la vida, la libertad, la libre expresión, el derecho de asociación y manifestación.

La OEA reafirmó su disposición de continuar trabajando “para que Nicaragua y los nicaragüenses puedan encontrar el futuro de democracia, paz, justicia, verdad, no repetición y prosperidad que merecen”.