• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (Oacnudh) y la Organización de Estados Americanos (OEA) abogaron este jueves por la libertad de todos los manifestantes que permanecen detenidos en Nicaragua, luego que se venciera el plazo de 90 días para el cumplimiento del acuerdo de liberación que firmó el Gobierno con la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) en el diálogo.

Oacnudh acogió con satisfacción la excarcelación de 150 personas en el mes de mayo, pero instó al Gobierno de Nicaragua a garantizar la liberación “incondicional de todas las personas que fueron detenidas arbitrariamente y a que las protejan frente a acciones de intimidación y represalias”.

El documento de Oacnudh indica que los defensores recibieron informes de que “elementos progubernamentales vigilaban 17 casas de algunas de las personas liberadas y que aparecieron grafitis amenazadores en las paredes de algunas de sus casas”.

La comunicación de la Oficina del Alto Comisionado también recordó a las autoridades nicaragüenses los compromisos adoptados en la mesa de negociación sobre las garantías para el restablecimiento de la libertad de reunión pacífica, la libertad de expresión y la libertad de los medios de comunicación, los cuales hasta la fecha afirmaron que no se ha demostrado el cumplimiento, pues “se siguieron prohibiendo las manifestaciones”.

OEA demanda liberación total

La OEA se sumó a la solicitud de liberación de “toda persona presa por motivos políticos, independientemente de su detención o de su carátula de expediente judicial”.

Según la Alianza Cívica, el Gobierno incumple con el acuerdo de liberación, pues han indicado que falta la liberación de más de 80 manifestantes que fueron encarcelados por participar en protestas antigubernamentales.

“Resulta imperativa la liberación total y el cierre de sus causas judiciales para dichas personas y para quienes debieron salir del país, a raíz de los acontecimientos iniciados en abril de 2018”, recomendó la OEA, que funge en las negociaciones entre el Gobierno y la Alianza como testigo y garante.

Asimismo, advirtió a las autoridades que sin la liberación de todos los manifestantes “no resultará posible recuperar el camino de la democracia, la paz y la justicia” en Nicaragua, además reiteró que “la existencia de presos políticos es incompatible con la democracia y el estado de derecho”.

La OEA agrega que es urgente el restablecimiento pleno de las libertades en Nicaragua, incluyendo el derecho a la vida, la libertad, la libre expresión, el derecho de asociación y de manifestación, entre otras.

La organización reafirmó su disposición de continuar trabajando para que Nicaragua encuentre el futuro de la democracia, paz, justicia, verdad, no repetición y prosperidad que merece.

Preocupa ley de atención a víctimas

Además de liberación de los manifestantes encarcelados, el cierre de sus causas, el respeto a los derechos y libertades, la Oacnudh resaltó su preocupación por la Ley de Atención Integral a Víctimas, pues señalaron que “no cumple plenamente con las normas y estándares internacionales”.

A la Oficina del Alto Comisionado le preocupó que en la parte introductoria de la Ley de Atención Integral a Víctimas se refiera específicamente a la voluntad de las autoridades de responder a las víctimas por los daños causados por el “golpe de Estado fallido”, con esto, las personas que participaron de las protestas antigubernamentales de 2018 no son consideradas.