•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Las acciones para combatir el delito de trata de personas en Nicaragua sigue siendo una asignatura pendiente para las autoridades del país, ya que en el 2018 las operaciones emprendidas fueron pocas, afirma un reporte divulgado por el Departamento de Estado de EE. UU.

Según el Informe Anual Sobre la Trata de Personas 2019 (TIP, por sus siglas en inglés), el Gobierno de Nicaragua no demostró mayores esfuerzos, por lo que lo cataloga en la lista de países “bajo observación”.

“El Gobierno no procesó ni condenó a ningún traficante y continuó una tendencia de varios años al identificar menos víctimas. Tampoco reportó ninguna investigación, procesamiento o condena de empleados del Gobierno cómplices en delitos de trata de personas, a pesar de la corrupción oficial endémica y la complicidad generalizada”, señala el informe.El reporte también menciona el poco trabajo para combatir el trabajo infantil.

Los esfuerzos del Estado nicaragüense en esta materia se centran, según el reporte, en la promoción de Ley Contra la Trata de Personas (Ley 896), el desarrollo y la publicación de un plan de acción nacional, el lanzamiento de una estrategia para la identificación y asistencia de las víctimas y la prestación de servicios para las víctimas.

PRINCIPALES HALLAZGOS

Según el informe, durante 2018 las autoridades nicaragüenses iniciaron cuatro investigaciones: dos sobre el tráfico sexual y dos sobre el trabajo forzoso, una investigación menos en comparación al año 2017, cuando se realizaron tres pesquisas referidas a tráfico sexual y dos sobre trabajo forzado.

“El Gobierno no procesó a ninguna persona en 2018, en comparación con dos sospechosos en 2017 y 13 en 2016. En 2018, el Gobierno no condenó a ningún sospechoso, en comparación con tres traficantes (dos por tráfico sexual y uno por mendicidad forzada) en 2017 y nueve traficantes de sexo condenados en 2016”, precisa el informe TIP.

Además, el reporte afirma –aunque sin hacer señalamientos específicos- que debido a que funcionarios de al menos cuatro de los ministerios que integran la Coalición Nacional contra la Trata de Personas “cometieron, lideraron o autorizaron violaciones a los derechos humanos, creando un ambiente de impunidad y disminuyendo la probabilidad de que las víctimas denuncien la trata de personas”.

También precisa que el año pasado, el Gobierno identificó seis casos de trata, cuatro adultos y dos niñas, cuatro de las cuales eran víctimas de trata sexual y dos víctimas de trabajo forzoso.

RECOMENDACIONES

Finalmente, el informe exhorta al Gobierno nicaragüense a aumentar significativamente los esfuerzos para investigar, procesar y condenar a los traficantes, incluidos los funcionarios cómplices. 

Además, pide implementar vigorosamente la estrategia nacional para la atención integral a las víctimas de la trata de personas mediante la identificación de las víctimas, incluso entre las poblaciones vulnerables y remitir efectivamente a las víctimas a los servicios apropiados.

También recomienda asociarse con ONG para brindar a las víctimas servicios de atención y reintegración a largo plazo, continuar capacitando a funcionarios en torno a esta temática y destinar mayor presupuesto para la implementación de las acciones en pro del combate a este delito.

GOBIERNO CONFIRMA

En enero de este año, el Estado de Nicaragua informó que investigó solo dos casos relacionados con la trata de adolescentes el año pasado y ninguno sobre explotación laboral infantil.

El Ministerio Público investigó y ejerció la persecución penal por un caso de explotación sexual en el departamento de Chontales (centro) y otro en el municipio de Moyogalpa, en la isla de Ometepe, indicó el Ejecutivo en un informe sobre las acciones del Estado contra el trabajo infantil en 2018, y divulgado en enero de 2019.

En el primer caso fueron investigadas tres personas, dos mujeres de 27 y 45 años y un hombre de 25, por el caso de una adolescente de 15 años.

En el segundo caso investigaron a una mujer de 37 años que dio posada en su casa a una adolescente de 14 años y durante dos años "le consiguió clientes obligándola a sostener relaciones sexuales a cambio de pago".

El Ejecutivo aseguró que en el 2018 promovieron en los 153 municipios del país una campaña de "cero tolerancia" al delito de trata de personas, también que capacitaron a funcionarios de distintas instituciones estatales para detectar y denunciar ese delito.

En el caso del trabajo infantil, según la fuente, se realizaron 13,830 inspecciones laborales, de las cuales 1,693 fueron inspecciones en materia de trabajo infantil, y en las mismas se retiraron a ocho niños de los centros de trabajo.

Además, que se tuteló los derechos laborales a 2,186 personas adolescentes trabajadoras.

73 VÍCTIMAS DE TRATA DETECTADAS EN 2017

Un informe del Gobierno de Nicaragua sobre la trata de personas en 2017, señala que ese año fueron detectadas 73 víctimas de trata, 28 de las cuales eran menores de edad.

Las víctimas, que fueron "rescatadas, asistidas y protegidas", estuvieron involucradas en 30 casos de trata, "investigados y judicializados", indicó el Gobierno en el informe divulgado en octubre de 2018.

Del total de casos, 24 correspondían a trata interna, es decir, dentro de Nicaragua, y los 6 restantes llevaron víctimas nicaragüenses hacia Belice, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala y Panamá, donde eran explotadas, de acuerdo con el informe.

Entre las víctimas el Gobierno contó 60 mujeres y 13 hombres, y todas tenían un "vínculo directo" con sus agresores, sea por relaciones de parentesco, amistad, vecindad o relación laboral, detalló la fuente.

Los agresores utilizaron "amenazas coacción, intimidación contra la vida e integridad física", para extorsionar a sus víctimas, resaltó el reporte oficial.

Los agresores utilizaban todo tipo de transporte terrestre para explotar a sus víctimas, refirió el informe.