•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Días después de haber sido liberado, Cristian Rodrigo Fajardo Caballero, el líder de las protestas en la ciudad de Masaya en 2018, fue a visitar lo que quedó de su negocio, un hotel que fue incendiado por policías y parapolicías en venganza por haber protestado contra el gobierno.

En entrevista con El Nuevo Diario, afirma que el gobierno se ha ensañado con la ciudad de Masaya porque históricamente es una de las ciudades más combativas.

Destaca que a pesar de la represión, la gente de Masaya llega a la iglesia en los aniversarios de los asesinados en las protestas.

Fajardo dice que quedó impresionado de cómo el pueblo se desbordó a las calles tras la liberación de los manifestantes que estaban presos y cómo, hasta trabajadores de instituciones estatales, lo han saludado al salir de prisión.

¿CÓMO FUE TU ESCAPE?

El 17 de julio me quedé en Monimbó, pasé todo el día y el 18 salí, pero me fui de Masaya el 22 y ese mismo día me agarraron en la frontera.

¿BAJO QUÉ ARGUMENTO TE CAPTURARON?

Había una fila de personas que estaban pasando (la frontera), enseñaban su cédula, apuntaban su nombre y se iban. Veo que todos pasan, pero llego a un punto en el que no puedo regresar, porque causaría sospechas. Era un punto donde había una mesita y todos tenían que pasar por ahí. Fui con mi esposa, le enseñé mi cedula. Le llamó la atención porque parece que se habían grabado mi nombre, cuando de la bolsa de su pantalón sacó un papel todo arrugado donde había como seis nombres, entre ellos el mío. El Ejército tenía nombres circulados para detener, para apresar civiles.

¿SOLO VIÓ TU NOMBRE?

Sí, porque comprobó mi nombre. Con mi esposa (Adilia Peralta) tratamos de negociar y el guardia nos respondió: ‘yo no negocio con tranqueros’. Cuando dice eso, proyecta cómo está lavado su cerebro. Después, me mandaron a hablar con otro de más rango y por ultimo con el jefe de la base (militar) en Sapoá, quien me entregó a las autoridades policiales de Rivas. De Rivas nos trasladaron hasta El Chipote. Ahí dormimos 11 noches en celdas separadas.

¿CÓMO VISTE Y SENTISTE MASAYA AL REGRESAR?

Con mucha alegría, me llamó la atención que cuando venía en la ventana del microbús, en la madrugada, mire a un señor de la Alcaldía de Masaya con su carretón limpiando las calles. Me reconoció y de una forma como para que nadie se diera cuenta, me levanto el puño cerrado como en forma de apoyo. Fue una buena sensación ver a alguien de la alcaldía saludándome porque demuestra que están al lado del pueblo, como también lo están algunos policías que no pueden alzar su voz porque son reprimidos. Ponen en riesgo su seguridad alimentaria y económica, tienen que mantenerse amordazados.

¿MASAYA ESTÁ AMORDAZADA?

No. Masaya es una de las ciudades más combativas históricamente y por eso el régimen se ha ensañado, como también lo hizo con Carazo. El Gobierno está encima de nosotros y lo han podido ver. A pesar de que el pueblo sabe que va a ser reprimido por antimotines y paramilitares, la gente llega a la iglesia cuando son los aniversarios de nuestros mártires. Cuando mi esposa regresó, varios antimotines estaban en las esquinas y la gente sabía, pero Masaya se volcó a venir a saludarla. Y también lo hizo cuando vine yo. Masaya no está amordaza, tiene sus precauciones de seguridad porque están capturando. Ayer (el jueves) detuvieron a David Durán, un excarcelado.

¿ALGUIEN DE LA ALCALDÍA O LA POLICÍA SE TE HA ACERCADO PARA HABLAR?

No. Esta semana fui a visitar mi negocio, o lo que era mi negocio. Estuve afuera del local como 10 minutos a bordo de mí vehículo y pasaron de forma seguida, en 10 minutos, ocho camionetas de la policía. Yo bajaba los vidrios para que vieran que el miedo quedó atrás. ¿Qué más me pueden hacer? Solo que me maten. Pero no voy a entregar mi vida, tengo mis medidas de precaución. Las patrullas pasaban y yo bajaba la ventana, pero no me volvían a ver.

ANTES DE SALIR DE LA CÁRCEL, ¿ALGUIEN DEL SISTEMA PENITENCIARIO HABLÓ CON VOS ADVIRTIÉNDOTE?

No, porque la ley dice que no podemos repetir los supuestos delitos que cometimos. En cambio, a mi esposa sí le dijeron que no podía visitar los lugares donde se cometieron los supuestos delitos. Según ellos, toda Masaya. Creo que se refieren a la placita de Monimbó, porque ese era el corazón de la resistencia. Pero nosotros hemos pasado por Monimbó, que está tomada por antimotines con sus grandes AK de guerra las 24 horas. Y en todo Monimbó patrullan, de civil y policía.

¿HABLARÍAS CON ALGUIEN DE LAS AUTORIDADES DEL GOBIERNO, SI TE BUSCAN?

¿Para qué? ¿Qué tienen que decirme? No tengo nada que hablar con ellos. Si ellos tiene un poco de principio o de honor, lo que deberían de hacer es renunciar. Cómo van a seguir trabajando en el Estado corrupto, genocida, que ha cometido crímenes de lesa humanidad. Alguien sensato, con principios, con honor, simplemente entrega su renuncia y se va. Que huyan, muchos han salido del país, no renuncian porque puede ser peligroso, pero abandonan el sistema.

¿CUÁNDO REGRESASTE A MASAYA HUBO GENTE QUE TE RECIBIÓ MAL O TE INCREPÓ?

No, porque nos dejaron en la madrugada y no había mucha gente en las calles. Si la gente en Masaya se hubiera dado cuenta, se hubiera volcado a las calles. Lo que sí pude percibir, cuando fuimos a dejar a los primeros de Managua, en unos barrios, gritamos el nombre del secuestrado que estaba siendo excarcelado: ‘Aquí viene fulano de tal’. Gritamos en la madrugada, la gente encendía las luces, abría sus puertas y comenzaba la algarabía y en la casa del hermano secuestrado había un gran fiestón.

¿VOS SALÍS A CAMINAR EN MASAYA O SIEMPRE SALÍS EN VEHÍCULO?

Tengo mis medidas de precaución. He caminado en la cuadra. No voy a exponer mi vida, hay muchos cabezas calientes que por congraciarse con el Gobierno pueden hacer locuritas. Uno de ellos es el responsable material de la quema de mi hotel, de la quema de la casa de mi hermano, Yubrank Suazo. Pero yo también tengo mis medidas de precaución.

¿NO HAS PENSADO EN IRTE DEL PAÍS CON MARÍA?

No puedo irme, aunque no descarto que en un momento me vea obligado a tener que irme. Tenemos que estar a la par de los que siguen detenidos.

¿CREÉS QUE PUEDEN MATARTE?

Estamos conscientes de eso, pero tenemos medidas de precaución.

¿QUE PASÓ EL DÍA EN QUE TODO MUNDO CREYÓ QUE HABÍAN DECLARADO A MASAYA TERRITORIO LIBRE?

En esa conferencia fue la primera vez que hice pública mi figura. Por el asedio y las amenazas accedo a hacer mi cara pública, porque tal vez así me puedo proteger. Pero, resulta que 36 horas después que hago mi cara publica junto a mi hermano Santiago y Yubrank, y al pueblo detrás de nosotros, quemaron mi hotel. En la conferencia lo que estábamos proponiendo era una junta de gobierno provisional para que el gobierno hiciera elecciones adelantadas y trasparentes. Pero los periodistas observaron que había problemas de recolección de basura, problemas de aguas y otros problemas municipales, hicieron la pregunta y dijimos que estábamos estudiando las cuestiones legales para ver cómo podíamos solventar las necesidades municipales porque no había un gobierno municipal. Las autoridades estaban desaparecidas y como pueblo organizado estábamos tratando de solventar esas necesidades.

¿ENTONCES NUNCA DECLARARON MASAYA LIBRE?

Es que no fue así, prácticamente en ese momento Masaya estaba sin gobierno. No es que nosotros lo declaráramos, es que no había un gobierno. Masaya estaba bajo el gobierno del pueblo, se acabaron los saqueos, pero cuando abrieron las barricadas volvieron las quemas. Pudimos haber tenido toda la organización, miles de personas, pero nunca íbamos a enfrentarnos contra AK-47, francotiradores, FAL, RPG-7. Era una masacre.