•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La recuperación económica y el desarme de parapolicías son, a criterio del especialista en seguridad pública Roberto Cajina, dos grandes retos que en el país deben resolverse una vez superada la actual crisis política y social.

Según el experto, están dadas las condiciones para que los índices de violencia y delincuencia aumenten y para explicarlo, mencionó que tras las protestas antigubernamentales están operando dos tipos de delincuentes: el  ratero que califica de “natural”, que llega a la parada de buses, selecciona a su víctima y le roba un celular, y luego está el delincuente armado por las autoridades que utilizó para contrarrestar las protestas y que ahora está incursionando en asaltos.

Para el especialista, la existencia de civiles armados, que podrían ser retirados del Ejército, Policía y pandilleros, refleja que éstos están a la espera de un llamado para volver a actuar si es necesario. Archivo/END“Para reprimir la protesta social, el gobierno dependió no solo de la policía como fuerza pública, sino que recurrió a reclutar, organizar y armar a pandilleros seleccionados por los CPC. Estos nuevos delincuentes comunes, que son parapolicías, ya no reciben la paga diaria que obtenían en tiempos de represión, así que ahora salen a las calles y esto refleja que estamos ante una combinación de la delincuencia común natural y los parapolicías”, afirmó Cajina.

Para el especialista, la existencia de civiles armados, que podrían ser retirados del Ejército, Policía y pandilleros, refleja que éstos están “a la espera de un llamado para volver a actuar si es necesario”, por lo que considera que la tendencia es hacia un aumento en los índices de delincuencia”.

“El reto a futuro, considero será desarmarlos, sobre todo si logra instalarse una nueva administración.”, enfatizó.

“En los años 90, Ortega distribuyó armas, y si esta vez hace lo mismo (al perder el poder), estaremos en una situación difícil y tendríamos que llamar a los Cascos Azules. El Ejército de Nicaragua tendrá que jugar un papel importante, será necesario pedir ayuda a otros países, si es necesario. El nuevo gobierno tendrá que resolverlo, pero sin el apoyo de la comunidad internacional no será posible”, explicó.

Cajina advierte que, de superarse la actual crisis política y social, recuperar la economía y desarmar parapolicías serán dos grandes retos.

“El nuevo gobierno tendrá que enfrentar dos grandes retos, recuperar la economía y garantizar la seguridad ciudadana. Sin la recuperación de la seguridad ciudadana no hay recuperación económica, porque sin seguridad no hay inversiones, y sin inversiones no hay recuperación de la economía”, aseguró el experto.

En el país se ha registrado una serie de crímenes violentos que, según estudios de la firma encuestadora CID Gallup, los nicaragüenses perciben como un aumento en la inseguridad ciudadana.

En el país se ha registrado una serie de crímenes violentos que han generado,  según estudios efectuados por la firma encuestadora CID Gallup, que los nicaragüenses perciban un aumento en  la inseguridad ciudadana. Archivo/ENDPara Cajina, este incremento es normal en el contexto actual de Nicaragua, porque las autoridades, en especial la Policía, se enfocan en los movimientos sociales que protestan y descuidan la seguridad ciudadana.

“Es normal que en todo conflicto social haya un desborde natural de la delincuencia, es decir, la delincuencia común aprovecha que la Policía se dedica a tender la situación y los conflictos políticos y desatiende la seguridad ciudadana, entonces hay un incremento de cualquier delito”, explicó.

Dijo también que como los parapolicías gozan de impunidad, no es de extrañarse que actúen con violencia y sean osados. Opinó que en Nicaragua todavía no se ha llegado a niveles en los que se estén cometiendo crímenes selectivos, y que los delincuentes están robando para subsistir y si tienen que actuar con violencia lo hacen sin miramientos.