•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un grupo de manifestantes excarcelados organizaron una feria de artesanías en el atrio de la catedral de Managua con el fin de obtener ingresos para cubrir sus gastos personales.

Los productos que vendieron eran aretes, llaveros, marcos de fotografías y pulseras de colores azul y blanco que fueron elaboradas cuando estaban en prisión.

El excarcelado Thomas Vega dijo que la idea de la feria surgió ante la necesidad de cubrir sus gastos diarios, ya que desde que salieron de la cárcel no han podido obtener un empleo.

"Nosotros tenemos gastos y debemos cubrirlos, no estamos trabajando, por eso estamos aquí, la idea es hacerlo por un tiempo indefinido", dijo Vega.

Agregó que están analizando la posibilidad de hacerlo en otras zonas del país, pero de momento será en Managua, en la catedral para mantenerse un poco seguros.

Vega señaló que el objetivo de esta primera presentación del evento es marcar el inicio de una actividad que ampliarán en las siguientes semanas.

El excarcelado dijo que quería ver cómo reaccionaba la población ante los productos que ofrecían, así podían pensar en extender la iniciativa con otros excarcelados.

"Parecerán unas simples pulseras, pero no lo son, son pulseras con sentimiento. Cuando llegué a la cárcel los otros reos me dijeron que debía hacer algo para entretenerme y comencé a aprender".

Los productos que vendían se caracterizaban por llevar el mensaje de “Prohibido Olvidar”. Destacaban llaveros con banderas de Nicaragua talladas en madera y una escultura de Álvaro Conrado.

El excarcelado explicó que los productos tienen mucho significado porque eran objetos que les regalaban a sus familiares y así podía mostrar los sentimientos que vivían desde la prisión.

"El día de mi cumpleaños estuve preso y dos días después mi mamá me vio en los juzgados, ese día le dije a mi mamá que tomara esta pulsera que hice. Le hablé ‘no me tenés a mi físicamente, pero te dejo este regalo ’, que era la pulsera", explicó el manifestante.

Varias patrullas de la Policía Nacional recorrían los sectores aledaños  a la catedral sin registrarse incidentes.