•   León, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Alexander Antonio Cruz, uno de los excarcelados de la ciudad de León, denunció que este domingo en horas de la madrugada, retornaba a su vivienda a bordo de una camioneta en compañía de otra persona, cuando fue seguido por una patrulla policial, que le dio persecución y al detener su medio de transporte fue agredido física y verbalmente.

Cruz de 38 años, narró que fue retenido sin ninguna explicación por aproximadamente 9 horas, además le aplicaron una multa de 3,000 córdobas supuestamente por conducir de forma temeraria.

Según Cruz, la persecución policial inició en las inmediaciones de la iglesia San Juan de Dios en el barrio El Sagrario, luego que desobedeció una señal para detener su automotor, siguió su marcha hasta una gasolinera ubicada en el barrio Sutiaba donde fue retenido, golpeado a pesar de no oponer resistencia, y posteriormente trasladado a la delegación de dicho sector.

“Lo vamos a agarrar como un “mariquita”, él es un terrorista, tranquero, es un hijo de “P”, me decían los policías que me golpeaban, entre otros epítetos desagradables que omito expresar”, dijo Cruz quien presenta hematomas y golpes en el rostro, ambos costado, espalda y piernas.

El excarcelado quien es un reconocido instructor y pintor del barrio El Calvario, señaló que desde que fue liberado el pasado 30 de mayo, recibe asedio policial y parapolicial. 

“Me siento con temor porque este domingo pasaron como 20 encapuchados, su objetivo es intimidar y asediar”, explicó Cruz tras enumerar que hace 4 días atrás en las afueras de un bar fue intimidado y lo amenazaron con una pistola y también ha sido amenazado  por civiles armados.

 Asedio policial a otros excarcelados

La familia de Byron Corea y Nahiroby Olivas también han denunciado en reiteradas ocasiones que policías rodean sus viviendas.

Diego Reyes y María Eugenia Alonso, un matrimonio oriundo del reparto Villa 23 de Julio en la ciudad de León también han denunciado intimidación de parapolicias fuertemente armados y encapuchados, que se estacionan en las afueras de su casa a altas horas de la noche, lanzan piedras e insultan.