•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

María Josefina Gurdián es mejor conocida como “Pinita”, tiene trayectoria como presentadora de un programa de televisión de cocina, también es dueña de una pastelería, maestra culinaria y autora de varios recetarios.

A ella se le detectó “justo a tiempo” el cáncer en uno de sus ovarios. Gurdián, de 75 años, conoció que tenía un tumor maligno luego de realizarse, el pasado 11 de mayo, un ultrasonido anual de rutina.

“El examen mostró un quiste, que luego demostró ser un cáncer”, escribió Pinita en sus redes sociales, el pasado 20 de junio, como una alerta para quienes no acostumbran realizarse chequeos periódicos, ya que, afortunadamente, según lo que le dicen los médicos que la están tratando, en su caso el cáncer fue detectado “justo a tiempo”.

El Mapa de Padecimientos de Salud de Nicaragua revela que en 2018 la segunda causa de defunción en Nicaragua fue la de los tumores malignos, con 2,726 defunciones. En primer lugar, se ubican los infartos agudos de miocardio, de los cuales se registraron 2,825 fallecidos.

En 2017, los tumores malignos también representaron la segunda causa de defunción en Nicaragua, pero con 147 casos más que en 2018.

Según el Mapa de Padecimientos de Salud 2018, en Nicaragua los tumores malignos que más muertes causan son el de hígado y de las vías biliares intrahepáticas, con 336 casos; de estómago con 297; de cuello uterino, 242 casos; y de mama, con 216 casos.

El cáncer de ovario se ubica en el penúltimo lugar, de los 15 tipos de tumores malignos que causan muertes en Nicaragua, con 41 ingresos anuales registrados por el Ministerio de Salud (Minsa).

Pinita aseguró, en sus redes sociales, que se sometió a una cirugía, de la que le extrajeron el quiste que resultó ser maligno, y comenzó un ciclo de seis quimioterapias, no sin antes indicar que cuenta su historia “con la intención de mostrar la importancia del chequeo anual”.

“El cáncer de ovario es silencioso y se extiende con rapidez”, advirtió.

Pinita decidió raparse antes de comenzar su fase de tratamiento de quimioterapias, que inició recientemente, en las que el doctor ya le había advertido que se le caería el cabello, según testimonio de su familia.

La experta en cocina y pastelería aseguró sentirse “tranquila y en paz”, por ahora los efectos de la primer quimioterapia es náusea y agotamiento. Indicó haber puesto su “salud y vida en las manos de Dios, padre y madre, pidiéndole que algún día, no muy lejano, las personas que padecen este mal (cáncer) reciban la atención médica y el amor” que ella ha recibido.

Detección temprana

El cirujano oncólogo Carlos Ruiz Pérez explica que los tumores malignos pueden ser sólidos y hematopoyéticos (que se presentan en las células sanguíneas como la leucemia).

El doctor Ruiz, como Pinita, también indicó que la parte más importante en cualquier tipo de tumores malignos es la detección temprana, a través de chequeos periódicos.

La supervivencia del cáncer de pulmón avanzado empieza a contarse en años

Agregó que las personas con antecedentes familiares o si se ha descubierto una masa son quienes más alertas deben estar y realizarse chequeos mucho más constantes.

“Un simple ultrasonido pélvico puede ser tan fundamental para detectar cáncer uterino y cáncer de ovario”, comentó Ruiz.

END

Doctor recomienda campaña

Ruiz indicó que la mayoría de los tumores malignos son sólidos y, en su mayoría, asintomáticos. Además, señaló que los síntomas que se pueden presentar en el cáncer son “inespecíficos”, pues “un cáncer de estómago puede dar dolor abdominal después de comer, ocasionar eructos, etcétera, pero eso también lo puede dar una gastritis, entonces, la mayoría de los síntomas son inespecíficos”.

El experto también ejemplificó con el cáncer de mama, del cual asegura que puede aparecer con un bulto o masa en uno de los senos, pero no generar dolor. Asimismo, indicó que uno de los tipos de tumores malignos silenciosos es el cáncer de ovario, porque “la mujer puede estar normal, puede estar con su menstruación normal, puede ser que no tenga ninguna masa y si la tiene es intrapélvica, entonces, ahí se convierte en fundamental la prevención y detección temprana”.

El cirujano oncólogo considera que para reducir los índices de mortalidad a causa de tumores malignos debe haber, primeramente, en Nicaragua una campaña educativa de detección temprana.

Además, consideró que en el caso de los pacientes que ya presentan síntomas como masas o bultos, en cualquier parte del cuerpo, deben recurrir al oncólogo.

“El oncólogo tiene mayores posibilidades de determinar si es en realidad una masa o bulto, es benigno o maligno, a través de otros estudios, y aquí nos quedamos con lo que dice el ginecólogo, gastroenterólogo, médico general o cualquier otro especialista, entonces, detectar precozmente el cáncer es una de las herramientas del oncólogo, para preservar la vida de quien llega a desarrollar esta enfermedad. Alguien que detectó un tumor maligno de manera temprana tiene mayor posibilidad de sobrevivir que quién se enteró en la última fase de cualquier tipo de cáncer”, advirtió Ruiz.