•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El Partido Conservador (PC), solicitó este lunes la renuncia de Gustavo Porras a la presidencia de la Asamblea Nacional, argumentando que las sanciones impuestas por los gobiernos de los Estados Unidos y Canadá le impiden cumplir su función de “máxima autoridad administrativa” del Poder Legislativo.

Esta mañana, el PC emitió un comunicado en conferencia de prensa, señalando que las sanciones “imponen” al diputado Porras “una grave ilegitimidad para conducir el Parlamento del país”.

El documento explicó que la sanción bloquea la relación de Porras con los bancos en los cuales la Asamblea Nacional mantiene cuentas.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos (OFAC, en sus siglas en inglés), sancionó el viernes pasado a cuatro funcionarios de Nicaragua, incluido Porras, quien ocupa el cargo de presidente de la Asamblea Nacional desde enero de 2017.

El Departamento del Tesoro considera que la Asamblea Nacional, bajo el control de Porras, es “una entidad que ha promulgado acciones o políticas importantes que socavan los procesos o instituciones democráticas en Nicaragua”.

Porras también es señalado de ser “el operador político más importante del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, ejerciendo control sobre el Instituto de Seguridad Social (INSS) y el Ministerio de Salud (Minsa).

El diputado del PC, Alfredo César, describió que el procedimiento establecido en la Asamblea Nacional señala que Porras debe entregar su carta de renuncia a la junta directiva del parlamento, debe leerse en el plenario del Poder Legislativo y de último se anuncia la apertura a nominaciones de candidaturas.

Esta semana la Asamblea Nacional tendrá sesiones plenarias y podría conocerse las medidas que tomará Gustavo Porras ante la sanción de Estados Unidos y Canadá.

Hasta el momento, ningún funcionario sancionado ni el gobierno se han referido a las sanciones impuestas por Estados Unidos.