•   León, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El doctor Víctor Manuel Zeledón, quien se desempeñaba desde hace tres años como jefe del servicio de nefrología en el Hospital Escuela Óscar Danilo Rosales Arguello (Heodra), en León, atendió en la calle a sus pacientes durante 14 días debido a que no se le permitía ingresar a las instalaciones del centro asistencial. 

Según el doctor Zeledón, se vio obligado a renunciar a su cargo en el Heodra el pasado 10 de junio, debido al asedio y persecución que sufría desde hace varios meses por parte de simpatizantes del Gobierno.

De acuerdo con el médico, al interponer su carta de renuncia, esta no fue aceptada por la doctora Judith Lejarza, directora del referido centro asistencial, quien trató de persuadirlo para que firmara un documento donde renunciaba a todos sus derechos, pero debido a que él lo rechazó, ella orientó a los guardas de seguridad para que le impidieran el ingreso al hospital.

Un día después de que se le negara la entrada al hospital, el doctor Zeledón no tuvo otra alternativa que atender a sus pacientes en la calle, para evitar que le aplicaran un despido por abandono de trabajo.

El médico acudió al Ministerio del Trabajo (Mitrab), para exponer su situación, pero no tuvo respuesta y por el temor a ser agredido o que atentaran contra su vida, este lunes decidió suspender las consultas que brindaba en la calle a sus pacientes.   

Según el médico, otra de las razones por que renunció es porque está con el sistema de salud por no facilitar las condiciones necesarias para el debido tratamiento de los pacientes.

Médico del Heodra en León atendió a sus pacientes en la calle porque no le permitían ingresar al hospital  / José Luis González

“Mi desempeño siempre ha sido ético, profesional y de respeto, no milito en ningún partido político y no lo he hecho nunca, sin embargo, si he sido muy crítico en hacer ver las cosas que no están bien, las cosas que deberían de mejorarse y las cosas por las que no deberían de pasar los pacientes y familiares”, explicó el especialista.

De acuerdo con el doctor Zeledón, jamás iba a firmar un documento que violentara sus derechos como trabajador y asegura que en su carta de renuncia expuso su inconformidad con el sistema de salud por las cosas que vienen aconteciendo desde hace algún tiempo.

“Se viene sufriendo en muchos casos, persecución, hay más gente fiscalizando que trabajando, todo se politiza, se mezcla lo laboral con lo político, son cosas que no comparto y no voy a compartir nunca y por manifestar mi opinión libremente he tenido llamados de atención, de amenazas por parte de la entidad administrativa”, explicó el doctor Zeledón, quien tiene 19 años de ejercer la carrera de medicina.

El médico ingresó en el 2007 al área de medicina interna en el Heodra y después de nueve años pasó a ocupar el cargo de jefe del servicio de nefrología.

El doctor Zeledón era el único especialista nefrólogo del Heodra y atendía un promedio semanal de 40 a 45 pacientes en consulta externa, referidos de centros de salud y otras áreas del mismo hospital. El médico también daba seguimiento a entre 20 y 22 pacientes diario, ingresados por distintas complicaciones renales.

Según el doctor Zeledón, a diario veía el sufrimiento de los pacientes sin poderles resolver de manera definitiva, porque en el hospital se carece de exámenes especiales, métodos de diagnóstico y de herramientas terapéuticas, además de un espacio para atender las emergencias en complicaciones severas de enfermedad renal.

El doctor Zeledón en marzo de este año renunció a su cargo como docente de la carrera de medicina en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-León) por estar en contra de las directrices gubernamentales.

En León, desde el año pasado el Ministerio de Salud (Minsa) han despedido a decenas de médicos, enfermeras y personal administrativo por participar de las protestas antigubernamentales.