•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

 “Los Gobiernos europeos están interesados en que se hagan efectivos los acuerdos firmados por el Gobierno de Nicaragua y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD), afirmó el embajador de la Unión Europea en Managua, Kenny Bell.

Dijo que desconoce cuándo se reunirá el Consejo de la UE para debatir posibles sanciones al Gobierno nicaragüense. “Es un debate que va a tener lugar en nuestra sede, cualquier medida restrictiva que se aplique es sujeta a un acuerdo unánime de nuestros Estados miembros”, explicó.

El diplomático agregó que cualquier medida dependerá, sobre todo, de la aplicación de los acuerdos alcanzados en la mesa de negociación en Nicaragua y que la UE está anuente a ayudar “en la ejecución de los acuerdos y en el avance de otros acuerdos que se iban a discutir en el diálogo en términos de justicia y democracia”.

El embajador de Francia, Philippe Létrilliart, dijo que “en cuanto a los dos últimos acuerdos en materia de justicia y democracia (en Nicaragua), estamos esperando que haya nueva reunión de la mesa de negociación para buscar acuerdos, si es necesario con garantes internacionales sobre estos dos puntos”.

Sobre las posibles sanciones de la UE al gobierno de Daniel Ortega, comentó que es una discusión desde el 21 de enero del presente año, “donde se concluyó que todos los instrumentos están disponibles para lograr que lleguemos a garantías ciudadanas y evoluciones democráticas”.

“Veremos lo que pasa. La Unión Europea y los 28 Estados miembros tienen la posibilidad de usar estos instrumentos (sanciones)”, agregó Létrilliart.

Kenny Bell enfatizó que de cumplirse los acuerdos del diálogo, Nicaragua estaría dando pasos agigantados.

El 14 de marzo pasado, la Eurocámara aprobó una resolución que urge a los Estados miembros de la Unión Europea a adoptar “un proceso escalonado de sanciones” contra el Gobierno de Nicaragua, hasta que se restablezcan plenamente los “derechos humanos y libertades fundamentales”.

Létrilliart comentó que el acuerdo en materia de liberación de manifestantes presos es positivo para el país, pero señaló que aún existen más de 80 personas encarceladas y esto requiere una nueva reunión de los negociadores.

El premio de DD. HH.

Las embajadas de Francia y Alemania en Nicaragua hicieron este martes la convocatoria a la octava edición del Premio Franco-Alemán de Derechos Humanos.

El concurso premiará a una organización nicaragüense que realice actividades de protección efectiva de los derechos humanos en el país, la que será electa por un jurado constituido por las embajadas alemana y francesa.

El premio pretende ayudar a los defensores de los derechos humanos y reconocer el trabajo realizado en Nicaragua en esta materia.

La embajadora de Alemania en Nicaragua, Ute König, recordó que en la séptima edición, en 2018, el ganador de este concurso fue la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPD).

“El premio no es un chaleco de seguridad o una medida cautelar; el premio visibiliza al ganador”, expresó König.

“La situación de los derechos humanos en Nicaragua desde el mes de abril del año pasado ha estado en la agenda de los organismos internacionales. La tarea de los defensores de derechos humanos en los últimos meses ha sido un gran reto lleno de complicaciones”, destacó la embajadora.

Agregó que el respeto y fomento de los derechos humanos son prioridad para cooperación y amistad franco-alemana. El embajador de Francia en Nicaragua, Philippe Létrilliart, destacó durante la apertura del concurso, que Francia y Alemania están comprometidas con el respeto, la promoción, la defensa y protección de los defensores de los derechos humanos.

“Este compromiso es el fruto de una convicción política, la necesidad de tener un marco legal de protección del ciudadano, un marco de deberes y libertades, asegurado por gobiernos democráticos. Esta convicción se ha construido a lo largo de nuestra historia”, reflejó Létrilliart.

La organización ganadora recibirá como premio un viaje temático a Alemania y Francia, donde el galardonado se encontrará con funcionarios públicos y contrapartes que se desempeñen en actividades vinculadas con el campo de los derechos humanos.