•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

 Christopher Hernández, representante del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, destacó este martes en un foro en Medellín, Colombia, el hecho de que Nicaragua haya entrado al grupo de los tres países de América que tienen acusaciones por crímenes de lesa humanidad.

El foro celebrado en Medellín, previo a la Asamblea General de la OEA, llevaba como título “Justicia internacional en las Américas y sus desafíos para prevención de crímenes de lesa humanidad”, en el que sobresalieron los nombres de Venezuela, Cuba y Nicaragua, cuyos Gobiernos son señalados de cometer delitos de este tipo.

“La triste realidad es que en el año, desde la publicación del informe de la Secretaría General y el Panel de Expertos Internacionales sobre la posible comisión de crímenes de lesa humanidad en Venezuela, los crímenes se siguen cometiendo en ese país, con nuevas modalidades e intensidad. Ahora existen también dos acusaciones de crímenes de lesa humanidad en contra del gobierno de Daniel Ortega y el régimen cubano”, denunció Hernández.

El representante de la OEA aseguró que como Secretaría General, “no encuentran posible hacer caso omiso a los testimonios y denuncias presentadas por los venezolanos, los nicaragüenses y los cubanos que han sufrido la persecución de sus regímenes. Entendemos la obligación legal y moral de investigar estos supuestos”.

Hernández explicó que en el caso de Nicaragua “la violencia y represión” que ocurrió en el marco de las protestas sociales iniciadas en abril 2018, fueron de tal magnitud que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), concluyó que “el Estado nicaragüense había llevado a cabo conductas que de acuerdo con el derecho internacional, deben considerarse crímenes de lesa humanidad”.

El representante detalló que los crímenes que se le imputan al Estado de Nicaragua van desde asesinato, encarcelación o privación grave de libertad, persecución, violación, tortura y la desaparición forzosa de personas.

El experto del GIEI aseguró que pudo constatar que en Nicaragua se cometieron crímenes de lesa humanidad. Captura de video/END

Agregó que cada uno de estos delitos, al igual que los que se cometen en Venezuela, son tipificados bajo el artículo 27 del Estatuto de Roma.

El representante de la OEA sentenció que el “compromiso de la OEA es mantener el hemisferio libre de crímenes de lesa humanidad”.

Foro internacional

Hernández dio estas explicaciones en un foro que fue organizado por el Instituto Casla, una ONG encargada de la promoción de los derechos humanos en América Latina. 

En el evento participaron también Amérigo Icalcaterra, exfuncionario de las Naciones Unidas y parte del GIEI; Tamara Suju Roa, directora ejecutiva de Casla; José Ignacio Salafranca, diputado del Parlamento Europeo por el Grupo Popular; Javier Larrondo, director de la organización “Defensores de los prisioneros cubanos” y Julio Montenegro, parte del equipo de “Abogados del Pueblo”, defensor de manifestantes nicas encarcelados.

Montenegro denunció, durante el encuentro, las irregularidades en los juicios contra los manifestantes y la polémica Ley de Amnistía. 

Expresó que en Nicaragua todos los poderes del Estado son controlados por el Gobierno.

Ponencias

Por su parte, Amérigo Incalcaterra, quien fue miembro del GIEI, expuso parte del informe que emitió este grupo conformado por la OEA, sobre los acontecimientos ocurridos en las protestas de Nicaragua.

El experto del GIEI aseguró que pudo constatar que en Nicaragua se cometieron crímenes de lesa humanidad y por esa razón fueron expulsados del país, en diciembre de 2018, y no les permitieron presentar el informe en territorio nicaragüense.

Agregó que estos crímenes “no puede haber impunidad” y pueden ser llevados hasta la Corte Penal Internacional.

El europarlamentario Ignacio Salafranca, que en enero pasado fue parte de una misión de la Eurocámara que visitó Nicaragua para obtener información de primera mano sobre la crisis, explicó, al ser consultado sobre la posibilidad de que la Unión Europea presente la denuncia ante la Corte Internacional sobre los crímenes de lesa humanidad cometidos en Nicaragua, que como Unión Europea intentan emitir posiciones en conjunto, pero cuando estas posiciones no se pueden producir, cada Estado miembro puede posicionarse de la forma que estime conveniente.

Además, respaldó lo expuesto por Montenegro sobre las nulidades en los procesos judiciales que el Estado de Nicaragua inició contra los ciudadanos que participaron en las protestas sociales antigubernamentales.